Nicola Verlato marca un estilo único en el mundo contemporáneo tomando la paleta de lo aéreo y el derrumbe, esa mezcla inevitable siempre del pasado-presente-futuro de lo humano.

Verlato (Verona. 1965) es una especie de maniqueísta contemporáneo, un Michelangelo retorcido que entrega una visión de emociones encontradas, como neoimpresor de figuraciones: miniaturas de violentas alegorías.

Italo-americano, en su pregón visual -a la forma de John Fante en las letras-, Verlato se atreve a tirar bofetones contra el establishment del nuevo Imperio en turno; el del In Good we trust.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar la estrambótica sonoridad de Squirrel Nut Zippers y la poesía explosiva de Francisco de Quevedo.

A Roma sepultada en sus ruinas

Buscas en Roma a Roma ¡oh peregrino! 
y en Roma misma a Roma no la hallas: 
cadáver son las que ostentó murallas 
y tumba de sí proprio el Aventino. 

Yace donde reinaba el Palatino 
y limadas del tiempo, las medallas 
más se muestran destrozo a las batallas 
de las edades que Blasón Latino. 

Sólo el Tíber quedó, cuya corriente, 
si ciudad la regó, ya sepultura 
la llora con funesto son doliente. 

¡Oh Roma en tu grandeza, en tu hermosura, 
huyó lo que era firme y solamente 
lo fugitivo permanece y dura!

Francisco de Quevedo