Irene Kung recurre a la oscuridad y la arquitectura, dos elementos fundamentales en esta serie, para recrear un mundo simbólico donde los protagonistas son el arte clásico y el contemporáneo, desde la Acrópolis hasta el IAC Building.

Kung (Berna, Suiza) eleva la pureza del silencio y la noche por sobre el caos contemporáneo que habita las grandes urbes del mundo, se detiene en los detalles de poderosos símbolos construidos por el ser humano en ciudades invisibles.

Mira hacia arriba para ver el cielo y perderte en su inmensidad”, ha dicho Kung sobre el carácter simbólico de su obra.

Ruleta Rusa te sugiere escuchar, mientras observas las imágenes y lees, la acústica espesa de Lowering y la poderosa poesía de David Huerta.

Nocturno

Milímetros de ti convergen ahogándose, bajo la noche, la fantasía de toda
la transparencia empozada en el cuarto.

Tu mirada oscila con un cerrado esplendor,
y en tu saliva surgen pedazos de nombres, alas de quemaduras: la noche
resuena en tu paladar
con paso lentísimo de larva y roce tibio,

de animales numerosos extraviados en el reino de tus ropas, mezcladas
de cualquier modo en la silla sombría,

bajo techos muertos y lúcidos, recogido tú en los dones  del sueño sobre
tu cabeza hipnotizada de silencio.

David Huerta