Graciela Iturbide aprendió de Manuel Álvarez Bravo, maestro del cual fue alumna y asistente, a robarle al tiempo los momentos irrepetibles. Esos donde la mujer es diosa creadora o destructora y se manifiesta en la tierra.

Iturbide (Ciudad de México.1942), es una de las últimas grandes fotógrafas mexicanas vivas. A través de su mirada asistimos al ritual imperturbable del engarce de la tierra y el cielo, al reflejo de los espacios sacros y profanos de un México que languidece, es heredera de la luz que arde como la vida y la muerte de plata viva.

Me encanta captar a las mujeres de Juchitán con su artesanía, al igual que los pájaros y los paisajes”, dijo Iturbide en la inauguración de su exposición Cuando habla la luz, que se muestra al mundo en el Museo del Conde Rul en esta edición 47 del FIC.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar la belleza melancólica de The Stills, originarios de Canadá -país invitado de honor en el 47 FIC-,  y la novísima poesía de Antonio Salinas, originario de Guerrero – estado invitado de honor del 47 FIC-.

B

Sirvo la primera taza de café de la mañana;
cargado para no continuar
incluyéndome en esta pesadilla.
Alguien abre la ventana de enfrente,
una muchacha asoma la cabeza,
trae el cabello alborotado.
Pasada la mitad del alba
descubre la cortina una anciana,
detrás la muchacha detiene el tiempo un segundo,
mi corazón se luce como la puerta de un árbol extinto.

Antonio Salinas