Dina Goldstein ha causado un furor y controversias por su trabajo fotográfico donde rompe con los ‘sueños de las princesas’ de una forma brutal. La realidad es aplastante, parece decirnos con sus metacomposiciones pop.

Goldstein (Tel Aviv. 1969) lanza un alarido visual para cuestionar los estándares de belleza actual, el ‘vivieron felices por siempre’, la ilusión prefabricada que las películas- especialmente las de Disney- y su irrealidad en el descompuesto mundo contemporáneo. En su obra las princesas o heroínas de los cuentos clásicos son abatidas amas de casa, obesas, ebrias o mujeres plastificadas por el silicón que persiguen la fantasía de la belleza eterna.

En esta serie fotográfica denominada Fallens princess, que la catapultó a la fama mundial, esta artista israelí -nacionalizada canadiense- expone de forma directa una realidad que se ajusta perfectamente al estándar de la vida moderna: la condición humana y su debacle.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar un clásico de los Red Hot Chili Peppers y leer la poesía actual del jovencísimo mexicano  Ezequiel Carlos Campos.

 

Álbum

 

Aquí estoy yo:

con traje y moño negro,

sostengo un palo de escoba

y en mi cara se ve todo el odio del mundo.

Estoy en posición de golpear

al Micky Mouse y dejarlo sin tripas de cartón.

Pareciera que ese día quebré la piñata en solitario,

no dejaría a nadie más pegarle,

esta lucha era suya y mía.

Ezequiel Carlos Campos