Derek Ridgers es el mejor retratista de la convulsa historia del Reino Unido en los años 70 y 80 durante la injusticia e ignominia de una época que hizo estallar rabiosamente el punk y la rebelión oscura del gótico.

Ridgers (Londres.1950) logró atrapar entre los riffs violentos o melancólicos, el incendio de las almas entrelazadas, el preludio al ritual del engarce de lenguas y caderas, lo salvaje y hermoso de la juventud en los conciertos, en clubes nocturnos, en garitos, en las calles, esa pasión de los amantes en plena libertad.

Este muestrario de imágenes es un manifiesto de la pureza y lo sagrado del amor aún en los tiempos más oscuros, aún en los tiempos más violentos, aún en los tiempos en que el mundo inmediato se ha derrumbado, para dar paso, dolorosamente, a uno nuevo.

Ruleta Rusa te sugiere escuchar, mientras observas las imágenes y lees, los incendiarios acordes de Bauhaus y la oscura poesía de Enrique Rangel.

(Para A.B.)

Ella quiere venganza

Imágenes desesperadas como un baile de sangre

El terror de la locura penetrando como un taladro en la cabeza

Una caricia dura y dentados gritos

Reventarlo todo una y otra vez una y otra vez una y otra vez

Pechos de virgen gótica y labios violentos

Murmullos de la muerte en el oído

Entregar los ojos y el silencio con fuerza desesperada

Lo bello de las rodillas que tiemblan como un rezo

Mentiras en el horizonte me acercan a ti

Quiero despedazarte

Para que dentro de mí te multipliques como un alarido

Con tus gritos que evocan la muerte esta noche me derrumbo

Besarte hasta que dejes de hablar

Antes que no sepas nada y todo continúe

Como manos entrelazadas y sagrados ritos que nos hacen vomitar

Estrellas

Enrique Rangel