La obra de Tom Chambers se emparenta de alguna forma con las imágenes de Giotto, avizorando de forma misteriosa lo sagrado.

En Chambers (Pennsylvania, Estados Unidos) la hiperrealidad es un concepto pincelado por lo bucólico, el arte de trasladar la naturaleza viva a espacios de realismo mágico.

La ruptura natural de lo monótono está presente en esa luz derramada, el fuego que florece o el vuelo de las aves, la belleza que se manifiesta en mitad de la catástrofe.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar la intrigante atmósfera de Zwart Licht Kommando y leer la poesía de Rainer Maria Rilke.

Un día tomé entre mis manos…

Un día tomé entre mis manos
tu rostro. Sobre él caía la luna.
El más increíble de los objetos
sumergido bajo el llanto.
Como algo solícito, que existe en silencio,
tenía que durar casi como una cosa.
y con todo nada había en la fría noche
que más infinitamente se me escapara.
Oh, porque desembocamos en estos lugares,
se apresuran hacia la pequeña superficie
todas las ondas de nuestro corazón,
voluptuosidad y desfallecimiento,
y al fin, ¿a quién ofrecemos todo esto?
Ay, al extraño, que nos ha malentendido,
ay, a aquel otro, que nunca hemos encontrado,
a aquellos siervos, que nos han maniatado,
a los vientos de primavera, que se han desvanecido,
ya la quietud, la perdedora.

Raine Maria Rilke

 Versión de Jaime Ferrero Alemparte

 

Avanzando