Dean Chamberlarin es el padre del ‘ligth painting’. En su obra, la fotografía se transforma en pintura, en un estallido de contrastes.

Chamberlain (Boston. 1954) recrea los mundos posibles a partir de la luz y sus efectos. Bajo su mirada nace el asombro de ver una realidad multicolor, lo luminoso de la mente. Nos entrega una vivacidad que estremece.

Comprendí que Dios estaba en la mente de uno y Dios es luz, para mí”, ha dicho Chamberlain sobre su obra.

 *Ruleta Rusa te sugiere escuchar un clásico de The Smiths y leer la poesía de José Emilio Pacheco.

Don de Heráclito

 Pero el agua recorre los cristales
musgosamente:
ignora que se altera
lejos del sueño todo lo existente.

Y el reposo del fuego es tomar forma
con su pleno poder de transformarse.
Fuego del aire y soledad del fuego
al incendiar el aire que es de fuego
Fuego es el mundo que se extingue y prende
para durar (fue siempre) eternamente.

Las cosas hoy dispersas se reúnen
y las que están más próximas se alejan:
soy y no soy aquel que te ha esperado
en el parque desierto una mañana
junto al río irrepetible adonde entraba
(y no lo hará jamás, nunca, dos veces)
la luz de octubre rota en la espesura.

Y fue el olor del mar: una paloma
como un arco de sal ardió en el aire.
No estabas, no estarás,
pero el oleaje
de una espuma remota confluía
sobre mis actos y sobre mis palabras
(únicas nunca ajenas, nunca mías):
el mar que es agua pura ante los peces
jamás ha de saciar la sed del hombre.

José Emilio Pacheco

ZONA UG