Héctor Cañón es un artista poderoso en nombre y apellido. Domador de caballos y disparo atronador. Como su poesía visual y escrita. Como su destino que es la eterna búsqueda.

Cañón (Bogotá, Colombia. 1974) nos entrega el rostro de lo ajeno en los viajes de luz y del viento, sueño entre las arenas del desierto y el agua viva. Un gesto de largo aliento. La posibilidad de hermanarnos con quienes reflejan una pureza deseada. El asombro de sabernos vivos antes de entender la muerte.

Hay en cada gesto de su fotografía, que atrapa esa luz del alma, un misterio contenido. La belleza que otorga la mirada que nos muestra, en lo profundo, las distintas tribulaciones del ser.

*Ruleta Rusa mx te sugiere escuchar el Duelo Moro y leer la poesía del propio Héctor Cañón, porque Colombia es parte del alma Latinoamericana y el Sahara tampoco está tan lejos de lo que somos .

.

Karma

Es bastante probable que todas las noches

de todos los días

 cualquier hombre haya sentido como yo

en los campos sudorosos,

en las tenaces luces de la ciudad

asomándose al trayecto del avión,

en la húmeda fertilidad de lo imposible

y en ningún espacio que se pueda precisar,

esta potente tristeza,

esta vasta certeza

de que vamos caminando hacia ningún lugar,

escúchame,

vengo de ver llorar a los padres

la muerte de sus hijos

con falible anticipación,

vengo de ver al hermano

esconderle un pedazo de pan a su hermano

en nombre del odio y del amor,

vengo muerto de la risa de la tumba

que guardaba tu nombre

con dos fechas estúpidas entre un guión,

escúchame, Señor Amor,

vengo de ti mismo

a revelarte

que hoy todo tiene aliento de tu voz

Héctor Cañón

 

INFORME