Stefano Bonazzi en ‘The White Sky’  ha logrado una obra de finísima belleza, un conjunto de anotaciones visuales sobre la ceguera existencial y la posibilidad de reinventarnos.

Bonazzi (Ferrara. 1983) toma de los elementos la fuerza para crear un mundo suspendido que nos lleva a experimentar pulsiones aéreas, pero también un cierto desasosiego que precede al arrancarnos el velo de los ojos y contemplar la belleza viva, lo impoluto del cielo.

“(The White Sky es) una especie de limbo, la gente está desorientada y, a menudo, ciega, tal vez buscando la paz, todo dentro de un lugar blanco y frío de la mitad de los sueños, la mitad de la realidad“, ha dicho Bonazzi sobre esta serie.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar los beats en llamas de Trentemøller y la poesía abrasiva de Antonio Gamoneda.

 

La luz hierve…

La luz hierve debajo de mis párpados.

De un ruiseñor absorto en la ceniza, de sus negras entrañas musicales, surge una tempestad. Desciende el llanto a las antiguas celdas, advierto látigos vivientes

y la mirada inmóvil de las bestias, su aguja fría en mi corazón.

Todo es presagio.La luz es médula de sombra: van a morir los insectos en las bijías del amanecer.Así

arden en mí los significados.

Antonio Gamoneda