Después de estar prófugo de la justicia, ayer Roberto Pesquera Vargas, ex tesorero en la administración de Bárbara Botello, se entregó voluntariamente a la Fiscalía General del Estado y ya está preso.

Pesquera es acusado de participar en la contratación de ‘empresas fantasmas’ durante el trienio 2012-2015 con un daño patrimonial al Municipio de León por más de 1.5 millones de pesos. Dinero que aseguró va a pagar para obtener en breve su libertad.

Raymundo Padilla Lucio, abogado del ex tesorero barbarista, declaró en conferencia de prensa improvisada que su cliente  se entregó voluntariamente en un ‘acto de civilidad y responsabilidad’.

En relación a los hechos que se le imputan debo guardar secrecía, se va a pagar con la reparación del daño íntegramente, él lo pidió, se entregó (…) quiere dar la cara ante la sociedad”, declaró el abogado Padilla.

Pesquera, al igual que la ex alcaldesa priista Bárbara Botello, pasará unos días en prisión antes de recuperar su libertad tras pagar por el daño patrimonial por el que le acusan

La audiencia del juicio en el Juzgado Tercero Penal fue privada, pues el ex tesorero del Municipio de León se acogió al sistema penal tradicional; lo mismo que hizo Bárbara Botello.

El contralor municipal Leopoldo Jiménez aseguró que hay más denuncias en contra de Pesquera, por lo que el Municipio de León continuará con los procedimientos legales necesarios contra el ex tesorero.

De acuerdo a la averiguación previa 101/2015 que inició en su momento la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y hoy Fiscalía General, el daño al erario del Municipio de León fue de 1 millón 577 mil 600 pesos, según determinó la Auditoría Superior del Estado de Guanajuato (ASEG).

A Pesquera lo perseguía la justicia desde el 12 de octubre de 2016, luego que se le giró orden de aprehensión por presunto peculado.