Una cascada en medio del pueblo donde convivieron en paz moros, cristianos y judíos es el pretexto ideal para conocer este espacio que no deja a nadie indiferente.

Orbaneja del Castillo, en Burgos, es un sitio ideal para el turismo de aventura. En este pueblo medieval, en el llamado Valle del Sedano, además de la cascada que recorre el pueblo, la sorpresa es mayor al observar los detalles del Cañón del río Ebro que coronan literalmente la zona.

Hoy el pueblo sólo tiene 53 habitantes que viven orgullosos de tener un sitio de ensueño que nace en la llamada ‘cueva del agua’

La mejor temporada para visitar es el verano, pero eso lo decidirá cada viajero que se atreva a conocer este sitio donde aún sigue en pie aún el convento y hospital de San Albín, ambos edificados por los Caballeros Templarios.

  • Foto: Especial