Esteban Santos, hijo menor de Juan Manuel Santos, ex presidente de Colombia, relata un momento aterrador al lado del ex presidente mexicano Felipe Calderón Hinojosa.

Ocurrió en 2012, mientras buceaban en el Caribe colombiano. Posiblemente sin maldad ni contexto, Esteban cuenta sobre la bebida que pidió el panista tras el susto, anécdota irrelevante si el personaje fuese otro, y no Calderón.

I

La primera semana de abril de 2012, unos días antes de su participación en la Cumbre de las Américas celebrada en Cartagena de Indias y a medio año del fin de su controversial sexenio, Felipe Calderón flotó a la deriva en mar abierto colombiano.

Aficionado al buceo, el panista decidió disfrutar la belleza de las Islas del Rosario, previo a la reunión que convocó a una treintena de jefes de estado en la paradisiaca ciudad amurallada.

Esteban Santos, hijo del ex presidente de Colombia, con 19 años entonces, fue el responsable del paseo. Y de un comentario que describe, involuntariamente, los afectos de Calderón

Felipe Calderón, en 2012, durante la práctica de buceo con Esteban Santos, hijo del presidente de Colombia.

O al menos así lo afirma en El poder es de humanos, una espléndida serie web estrenada en noviembre de 2019. Calderón y Santos eran cercanos, detalla el menor de los hijos del que fuera presidente de Colombia de 2010 a 2018.

Yo era la única persona que buceaba de la familia. Estuve toda la mañana buceando con el presidente (Sebastián) Piñera de Chile (…) Lo dejé en Cartagena y regresé por el presidente Calderón para llevarlo a las islas a bucear”, rememora siete años después de los hechos Esteban Santos, en el capítulo ‘Nos vamos a ahogar con el Presidente de México’.

Elementos del estado mayor presidencial y la armada colombiana los acompañaron. Luego de 45 minutos, al subir a la superficie, Calderón y Esteban notaron que se había roto la soga que sostenía la boya que flotaba para indicarles a los escoltas el tramo que recorrían sumergidos. La embarcación siguió la boya y les perdió involuntariamente el rastro.

Desolados en mar abierto, “en mitad de la nada, imagínese el susto y la angustia y el estrés”, recuerda Esteban, y confiesa que “todo mundo entró en pánico, el presidente me miraba a mí y yo lo miraba a él (…) Y yo (pensé): no, pues nos vamos a ahogar acá con el presidente de México, en el mar Caribe, antes de la Cumbre de las Américas”.

Los miembros de seguridad se dieron cuenta del incidente y regresaron en línea recta por el mismo camino. Así los localizaron.

El impactante momento le recordó a Esteban ‘Open Water (Mar Abierto), una película en la que dos buzos se quedan flotando a la deriva y son devorados por tiburones

Al subir a la pequeña embarcación que los escoltaba, evoca Esteban Santos, volteó con Felipe Calderón y le dijo: Presidente, ¿quiere algo de tomar… gaseosa, jugo, o quiere comer algo?

Y me dice: —Sí, sí Esteban, ¿No tiene por ahí un tequilita?—. Y claro, con ese susto tan hijueputa”, remata el hijo del Premio Nobel de la Paz 2016.

II

En su momento, otros detalles del percance se filtraron a la prensa.

Sandra Bessudo, alta consejera en gestión ambiental y biodiversidad en el gobierno de Santos (buza profesional) relató el acontecimiento, en una versión menos caótica, para Radio Caracol:

Los tripulantes de las lanchas se angustiaron muchísimo. Pero con el presidente Calderón hasta sacamos chistes y nos inventamos titulares:Presidente Calderón naufraga en aguas colombianas’ ”, y remarcó que el panista jamás corrió peligro.

III

La destreza bajo el mar de Felipe Calderón quedó inmortalizada en la emisión para México de The Royal Tour. En el programa de turismo conducido por el ganador del Emmy, Peter Greenberg, estrenado en septiembre de 2011 por la cadena estadounidense Public Broadcasting Service (PBS), se ve al expresidente buceando por uno de los tantos cenotes del sureste mexicano.

Greenberg, meses atrás, en Las Vegas, provocó un chiste de pésimo gusto de Calderón, quien recibía un reconocimiento por ser el primer mandatario en firmar el Golden Book del Consejo Mundial de Viajes y Turismo

Yo vi a miles de ‘spring breakers’ divirtiéndose en México, y lo que yo tengo entendido es que los únicos ‘shots ‘que recibieron eran de tequila, y nada pasó”, evoca la crónica de Proceso sobre el lanzamiento en México del show de televisión efectuado en una explanada de la antes residencia presidencial.

Las cifras de diversas organizaciones nacionales e internacionales calculan entre 60 y 125 mil víctimas producto de la llamada guerra contra el narcotráfico que encabezó el presidente michoacano entre 2006 y 2012.

IV

El rumor de que el presidente de México tenía problemas con la bebida se propagó con mayor intensidad durante su quinto año de gobierno.

El alcoholismo de Calderón es también el santo grial de los trascendidos, que desde entonces varios se han atribuido. El tema, sin embargo, ha mutado de la anécdota a la censura.

En 2011 el programa en MVS Radio de Carmen Aristegui desapareció de manera abrupta, en medio de una gran polémica, luego de que destacara al aire la importancia de conocer una postura oficial sobre la veracidad o no del rumor.

¿Tiene o no Felipe Calderón problemas de alcoholismo? Esto merece, insisto, una respuesta seria, formal y oficial de la propia Presidencia de la República”, lanzó la pregunta al aire Aristegui, una galardonada periodista

Imagen de Felipe Calderón buceando. Fotograma del video promocial de ‘The Royal Tour Mexico’.

Días antes, Emilio Fernández Noroña, entonces como hoy diputado federal, encabezó a un grupo de legisladores del partido del trabajo (PT) que en el pleno del congreso mostraban una enorme manta roja con la fotografía de Felipe Calderón, en la que aparece con los ojos entreabiertos acompañada de la leyenda: “¿Tú dejarías conducir a un borracho tu auto? ¿No verdad? ¿Y porqué lo dejas conducir el país?”.

Durante el primer año de su gobierno comenzaron las versiones. Federico Arreola, empresario y columnista, fundador del diario Milenio y del medio digital SDP Noticias (próximo entonces a Andrés Manuel López Obrador) se adjudica la autoría de la controversia y también pide disculpas por mentir.

Acepto que fui el que inició el rumor del alcoholismo de Felipe Calderón. Lo hice en 2006, en el programa radiofónico de Joaquín López Dóriga, después de que Calderón me calumnió miserablemente. A una mentira respondí con otra. Hice mal, lo reconozco. No hay más que decir”, dijo Arreola.

Rafael Loret de Mola, en octubre de 2019, aseveró que el “alcoholismo verdadero” de Felipe Calderón había sido investigado y confirmado muchos años antes por él.

Lo confirmamos de muchas maneras”, sentencia. Y Loret de Mola va más allá: “Ahí por la puerta número cuatro (de la entonces Residencia Oficial de Los Pinos) se metían los grupos musicales, mariachis (…) y mientras se mataban en las sierras, ellos disfrutaban de las famosas ‘tardeadas de Los Pinos’ con lujo de alcohol”.

El periodista asegura que regaló a Fernández Noroña su libro, Nuestro inframundo, los 7infiernos de México (JUS, 2011) y que éste tomó del texto la versión de la supuesta enfermedad del expresidente.

V

Julio Scherer García también indagó en lo que definió como “el problema humano” del entonces panista.

En su libro ‘Calderón de cuerpo entero‘ (Grijalbo, 2012), el legendario periodista Julio Scherer consigna desafortunados episodios que involucran riñas con meseros y la desilusionada frase de su esposa

Scherer consigna que en un momento la ex candidata a la Presidencia del país Margarita Zavala le espetó a Calderón, a quien fue a sacar del restaurante-bar La Barraca Orraca donde bebía con Manuel Espino: “Felipe, te he estado buscando. No te reportas. Tu chofer me dice que no me puede decir dónde estás. Lo force a que me diera tu paradero y por eso estoy aquí. Ya habíamos quedado que no ibas a tomar”.

En el libro, basado en buena parte en el relato de Manuel Espino, enemistado con Calderón, éste confirma que, “El gusto –dice Espino– por la bebida es viejo en el presidente. Le ha hecho daño en lo personal y al país”.

VI

George W. Bush, presidente de Estados Unidos de 2001 a 2009, confesó en su libro autobiográfico Decision Points (Crown Publishers, 2010) que debido a su alcoholismo avergonzó a su familia.

Jean-Claude Juncker, ex presidente de la Comisión Europea, ha sido otro de los funcionarios de alto rango que fue criticado por su presunto problema con el alcohol. Boris Yeltsin, ex presidente ruso, también vivió el escarnio público por su supuesto abuso del alcohol y se ha dicho que Margaret Tacher, por una temporada, se enganchó con el whisky.

VII

Federico Barragán, director creativo de 242 Rock Media, casa productora de ‘El poder es de humanos’ , condensa el debate en la explicación que da al motivo del programa:

“¿Qué ocurre allá dentro con esas personas de carne y hueso electas por nosotros? ¿qué, de repente dejan de serlo (…) como si salieran de la atmósfera y ocuparan un mundo completamente diferente al nuestro?”.

El tema sobre si los que ostentan el poder político pueden o no beber, es tan inflamable como el mismo alcohol. El alcoholismo, sin embargo, resulta un verdadero drama humano que, a poderosos y no sumerge en la más profunda de las agonías.

  • Fotos: Robert Landau (Getty Images )/ VMe/Alamy