Hasta el próximo martes habrá una “restricción absoluta” de la circulación de personas y vehículos en toda la ciudad.

Aunque en Bogotá se reportan la mayoría de casos positivos de coronavirus de Colombia, no existe aún una propagación masiva. Por lo anterior, argumenta el gobierno capitalino, es el momento de probar como sería “cerrar una ciudad por cuarentena”, algo que aseguran, será indispensable dentro de muy poco. La medida empata con un puente por festivo en el país.

I

A partir de la media noche del jueves 19 de marzo y hasta el lunes 23 a las 00:00 horas, ningún habitante o residente de Bogotá podrá transitar por la ciudad. Los que incumplan podrían ser multados con hasta dos salarios mínimos mensuales colombianos; unos 10 mil pesos mexicanos o unos 418 dólares al tipo de cambio volátil de hoy.

Este jueves Claudia López, alcaldesa de la capital colombiana (con menos de 100 días en el cargo) dio a conocer el decreto 090 en el que estipula lo anterior entre otras indicaciones para los cuatro días que cerrará una ciudad con más de 9 millones de habitantes.

Los dueños de perros podrán sacarlos a pasear por lapsos de 20 minutos en lugares próximos a sus casas como una de las particularidades de las medidas de aislamiento obligatorias en vigor desde el primer minuto de este viernes.

Las aplicaciones de entrega de comida a domicilio funcionarán. También el transporte público pero a la mitad de su capacidad. Las apps de taxis estarán disponibles para casos de emergencia debidamente acreditados. No se venderán bebidas alcohólicas en establecimientos y, aunque las tiendas de conveniencia, supermercados y pequeños comercios podrán abrir, solo un integrante por familia podrá salir a realizar compras de abastecimiento indispensables.

El tránsito en la capital en casos de emergencia (citas médicas, urgencias, etcétera) será permitido si se puede comprobar el motivo. Las ambulancias, unidades de seguridad pública y otras relacionadas podrán circular de manera regular

“Es ahorita ” , enfatizó la Alcaldesa, “(…) que no tenemos colapso de nuestros servicios de salud, que tenemos que hacer este simulacro de cuarentena”.

Las entradas y salidas de Bogotá estarán controladas también para evitar los viajes de turismo a ciudades aledañas tradicionalmente de descanso para los capitalinos colombianos.

De los 108 casos de personas contagiadas en Colombia, 45 son de Bogotá.

II

Este fin de semana es uno de los siete puentes que habrá en el país durante el 2020. Pese a que el 21 de marzo es una celebración religiosa, Día de San José y Día del Padre en Colombia, se descansa de manera obligatoria el lunes 23, lo que provoca el fin de semana largo. La coyuntura fue posiblemente factor en la decisión de la administración pública de Bogotá para tomar las medidas de aislamiento obligatorio.

Cundinamarca, el departamento (estado en México) al que pertenece Bogotá, ha unificado la política de aislamiento de la capital. Otros departamentos del centro de Colombia también lo hicieron para evitar el turismo y el flujo de personas entre ciudades.

Vamos a restringir las actividades turísticas intermunicipales, el uso de piscinas privadas y públicas; no estamos de vacaciones, estamos en un simulacro obligatorio”, insistió Claudia López en la presentación del decreto la tarde del jueves.

Y justifica que la medida es también para no repetir los errores cometidos en Italia, por ejemplo, en donde las autoridades y los mismos ciudadanos intentaron controlar la propagación del brote demasiado tarde.

III

Claudia López, la primera alcaldesa en la historia de la capital de Colombia, ha tenido un roce mediático con Iván Duque, presidente del país, que la noche del miércoles llamó en cadena nacional a la unificación de acciones contra el Coronavirus SARS-Cov-2 (COVID-19).

El miércoles, horas después de que López anunciara el borrador de decreto para las acciones de aislamiento obligatorio, Duque publicó el decreto 418 en el que prohibía los toques de queda y otras medidas tomadas por alcaldes o gobernadores del país

Este no es un momento para vanidades infantiles, sino para cuidarnos”, tuiteó la Alcaldesa luego de aclarar que el presidente colombiano conocía, antes de anunciar su decreto, del Simulacro Vital de Bogotá.

IV

La Real Academia de la Lengua (RAE) tiene cinco acepciones para la palabra simulacro: Ficción, imitación, falsificación; Acción de guerra fingida; Idea que forma la fantasía son tres de ellas.

Debido a que, lo que ha llamado la Alcaldía como el Simulacro Vital Bogotá es de carácter obligatorio, coercitivo y punible en la realidad a partir de un decreto, ninguna de las anteriores acepciones empata con el término.

La Alcaldesa López declaró el domingo pasado calamidad pública para la ciudad y sus habitantes por el riesgo de contagio del COVID-19. La declaratoria permite que entre en vigor el artículo 14 del Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana, con el que gobernadores y alcaldes en el país obtienen “poder extraordinario” para ejercer “acciones transitorias de policía ante situaciones extraordinarias que puedan amenazar o afectar gravemente a la población”, se lee en el decreto.

La primera acepción de la RAE para simulacro es: “Imagen hecha a semejanza de alguien o algo, especialmente sagrada”. Puede ser por lo sagrado de San José que las disposiciones de aislamiento sean llamadas simulacro.

V

Día 0. Bogotá, 19 de marzo de 2020. 4:00 p.m. El barrio de la Candelaria, habitual torre de babel, está en silencio. No hay polacos comprando artesanías en el Chorro de Quevedo. No hay argentinos saliendo del Museo de Botero. No está la estudiante mexicana leyendo en la biblioteca Luis Arango. No hay ningún español timado por un vendedor de hierba. La tarde cae tranquila y limpia, algo poco común en la capital casi siempre nublada. Mañana a primera hora bajaremos el telón por decreto. Los perros ya lo saben. Y por eso no han parado de ladrar.

  • Foto: Luis M. López
Apoyos