El Art Nouveau también conocido como arte modernista, fue un movimiento artístico y decorativo que tuvo desarrollo a fines del siglo XIX, permaneciendo hasta inicios del XX.

Siendo parte esencial de la Belle Èpoque en Europa y con su extensión hasta América, asumió particularidades regionales y adaptó distintos nombres acordes a estas: Art Nouveau en Bélgica y Francia, Sezession en Austria, Jugendstil en Alemania, Stile Liberty en Italia, Modernismo en España, Nieuwe Kunst en los Países Bajos, y Modern Style en Inglaterra.

El Art Nouveau tuvo numerosos representantes en todas las áreas del diseño y el arte, entre los cuales destacan algunos de los siguientes artistas: Víctor Horta, Antonio Gaudí, René Lalique, Alfons Mucha, Gustav Klimt, entre otros

El Art Nouveau ubicado en una época de expansión económica debido a la Segunda Revolución Industrial, la urbanización de la ahora moderna y cosmopolita sociedad occidental representa la ruptura de lo antiguo

Se toma como una emulación de ideologías que tuvieron como referencia al Prerrafaelismo, y en sí decide encaminarse inspirándose un poco en el arte japonés y en las Arts & Crafts, estilo al que se le adjudica importancia y reconocimiento como “la cuna” del Art Nouveau.

Fue un estilo anticlásico que cuestionó los historicismos y reemplazó las estructuras establecidas por formas libres, dinámicas y naturales con un estilo ornamental. Además que trataba de deshacerse de la jerarquía entre las artes mayores y menores, acompañando así a los intereses y gustos de la burguesía.

Adoptó la línea ondulante como rasgo distintivo, la asimetría, el eclecticismo, lo exótico, e implementó la mezcla de materiales y técnicas de la era industrial como integración al arte.

  • Ilustración: Alfons Mucha (detalle)