A principios de los ochenta la actual capital fresera era un pequeño paraíso tecnológico. En Irapuato se fabricaban para todo el mundo las primeras computadoras personales.  

     

Entre 1980 y 1981 nacía la Micron, la primera computadora de fabricación mexicana. A la par IBM hacía el lanzamiento mundial de lo que llamaban entonces ‘microcomputadoras’. La Micron tenía el tamaño de un servibar mediano y una capacidad de 16kB (equivale hoy a unos cuantos segundos de una canción en formato mp3).

Yamil Chemali y Ariel Gómez fueron los irapuatenses que estuvieron a nada de cambiar la historia y la vocación productiva de Irapuato. De cierta forma lo consiguieron y durante un tiempo colocaron a México en el mapa de la innovación.

“Siempre pensamos que aquí podíamos hacer el desarrollo, una especie de Silicon Valley en Irapuato”
Yamil Chemali, fundador de Micron SA

Micron y Bill Gates, dueño de la  ya poderosa Microsoft, firmaron en 1983 un convenio para desarrollar un sistema operativo que permitiera la comunicación entre computadoras. Eran los inicios de las tarjetas de red para transferencias de datos.

A principios de los noventa, cuando facturaban cinco millones de dólares o más al año, la competencia de este mercado se intensificó. La tecnología había entrado a los hogares. Incluso en 1983 la revista Time nombró ‘maquina del año’ a la computadora personal.

83

Computadoras Micron S.A. no soportó a los grandes consorcios tecnológicos y fue absorbida por IBM a finales de los años noventa.