La ciudad de San Francisco, California se ha convertido en la primera del mundo que aprueba el uso de robots letales para abatir a criminales. A través de control remoto, en situaciones de emergencia, los robots ‘policías’ podrán explotar.  

Con ocho votos a favor y tres en contra, la medida se aprobó este martes por la Junta de Supervisores de la ciudad de San Francisco en medio de protestas de grupos civiles que rechazan la medida que abona a la militarización de la seguridad pública.

De acuerdo con la ley estatal, estamos obligados a aprobar el uso de estos equipos. Así que aquí estamos, y definitivamente no es una discusión sencilla”, declaró la supervisora Connie Chan, según registra la agencia AP.

La fabricación de robots ‘asesinos’ no es algo novedoso, pero sí el hecho de que ahora saldrán a las calles de una ciudad como San Francisco donde habitan más de 815 mil personas; acción que podría ser imitada en otras ciudades.

Grupos defensores de derechos humanos y supervisores de la Policía, ven en esta medida un riesgo mayor para los pobres y comunidades minoritarias que difícilmente podrán defenderse ante la actuación de un robot letal

En Estados Unidos ya se han fabricado también, desde 2021, los primeros perros-robot francotiradores.

El Departamento de Policía de San Francisco anticipó que aunque no enviarán robots armados a las calles, sí se equiparán con cargas explosivas para atender situaciones de emergencia.

“(Se usarán) para enfrentar directamente, incapacitar o desorientar a sospechosos armados, violentos o peligrosos”, informó el Departamento de Policía en un comunicado.

La única restricción sobre el uso de robots letales será primero agotar todas las fuerzas ‘alternativas’ para neutralizar al posible criminal que ponga en riesgo la vida de otras personas, y si no funcionan entonces podrán hacer estallar al robot frente al agresor.

En 2021 la agencia norteamericana Ghost Robotics cruzó la delgada línea ética en el uso de la Inteligencia Artificial (AI por sus siglas en inglés) al crear el primer perro-robot asesino.

El Ghost Robotics Vision 60 es un perro-robot equipado con un rifle de francotirador con zoom óptico de 30X y un alcance efectivo de 1.2 kilómetros y ha sido denominado, irónicamente, “el mejor amigo del combatiente”.