Whatsapp estaba convertida en la aplicación superestrella, pero eso parece haber terminado. La tendencia mundial ahora es el Rich Communications Services (servicios de comunicaciones enriquecidas o RCS, por sus siglas en inglés).

Las constantes fallas y caídas de Whatsapp, además de que la seguridad de esta aplicación es muy vulnerable, han llevado a la creación del RCS, un sistema de mensajería instantánea que ya aplica en Europa, Estados Unidos y que este año llega al continente americano.

Whatsapp, propiedad de Facebook –o mejor dicho de Mark Zuckenberg- con más de 1 mil millones de usuarios en el mundo, enfrenta ya una dura competencia con los proveedores de telefonía que se han aliado para crear el nuevo sistema RCS.

Google lleva años en la investigación para promover el RCS en los sistemas Android, y al menos ha hecho lo propio al marcar un inicio con Google Messenger desde 2016

El nuevo sistema RCS ofrece más seguridad que Whatsapp.

Apenas al cierre del 2017 Google celebró el acuerdo con las operadoras telefónicas como América Móvil, AT&T México, Telefónica y Oi, que dominan el mercado de América Latina para instalar en poco más de dos tercios de todos los dispositivos de estas compañías el nuevo sistema RCS.

Los RCS no son una aplicación de mensajería, sino una evolución muy mejorada de los SMS, que llegan integrados en el terminal, de fábrica y en el menú del móvil. Sus funciones van desde los tradicionales mensajes, con indicadores de escritura y confirmaciones de lectura, hasta mantener conversaciones -individuales o en grupo-, compartir archivos de texto, fotos y vídeos en alta resolución o mantener una videoconferencia. De hecho, todas estas funciones están integradas en el menú de llamadas, así que no hay necesidad de ir cambiando de aplicación en aplicación, explica el diario El País.

La diferencia entre uno y otro sistema radica en que los usuarios de la RCS ya no dependerán de una app de terceros –como lo es Whatsapp-, sino que el nuevo sistema para chatear de forma instantánea, compartir archivos, vídeos, transmitir en vivo, etc., se hará directamente a través del operador telefónico al que se tenga contratado.