¿Estará el futuro de la humanidad en el nuevo sistema solar que han descubierto astrónomos en Bélgica? Soñamos con habitar otros mundos mientras destruimos el actual.

Entre febrero y marzo del 2016 un equipo internacional de astrónomos al mando de Michaël Gillon, del Instituto de Astrofísica y Geofísica de la Universidad de Lieja, en Bélgica utilizó el telescopio Trappist para observar la estrella enana ultra-fría 2MASA J23062928-0502285, ahora conocida como Trappist-1.

El nuevo sistema solar está conformado por 6 planetas similares a la Tierra, Marte, Venus y Mercurio

Las observaciones de Trappist-1, un astro del tamaño de Jupiter según describen investigadores de la NASA, confirmaron que alrededor de él giran 6 planetas que pueden albergar vida.

Sistema

Este nuevo sistema solar está a 40 años luz de la Tierra. Esto significa que está casi 10 veces más lejano que Próxima Centauri, la estrella más ‘cercana’ a nuestro planeta.

Visto en perspectiva, con la tecnología actual que ha permitido llegar a la Luna para poder arribar al nuevo sistema solar -según cálculos científicos de Ian O’Neill fundador de astroengine.com– y tomando en cuenta nuestro tiempo terrestre, el viaje equivaldría a la existencia de 27 mil generaciones humanas. Algo muy, muy, pero muy lejano.

Un dato curioso sobre el nombre de la estrella Trappist-1 es que deriva de un homenaje a los famosos monjes cerveceros belgas llamados trapenses

El descubrimiento ha propiciado un estudio que publica la revista Nature donde se expone que los planteas del nuevo sistema similar al nuestro, podrían albergar agua y por tanto tener condiciones de vida.

Es un sistema planetario alucinante, no solo porque haya tantos sino porque su tamaño es sorprendentemente similar al de la Tierra”, ha dicho el astrónomo Michaël Gillon, líder del equipo que realizó el descubrimiento.