La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés) ha reanudado los vuelos espaciales rumbo a Marte. Aunque China pelea ahora en la carrera espacial contra la primera potencia mundial por la hegemonía.  

La nueva misión espacial lleva al vehículo rover Perseverance (Perseverancia) , además de un minihelicoptero, con el objetivo de rastrear microorganismos que pudieron habitar el llamado ‘planeta rojo’ hace 3 mil 500 millones de años.

Aunque antes que China y Estados Unidos, los Emiratos Árabes Unidos anunciaron el éxito de la Emirates Mars Mission con la sonda Amal (Esperanza en español) montada en un cohete japonés, que se lanzó con rumbo a Marte el pasado 20 de julio; se estima que en febrero de 2021 el primer satélite árabe estará orbitando alrededor de Marte.

Según ha explicado la NASA, el rover y el minihelicóptero buscarán las pruebas de vida antigua en el planeta que hace más de 3 millones de años era cálido y cubierto de ríos y lagos -donde presuponen ‘nacieron’ microorganismos como ocurrió en la Tierra- antes de volverse seco y frío.

Según han estimado los científicos de la NASA, el cohete deberá llegar a Marte el día 18 de febrero de 2021. Este es el quinto vehículo que pisará la superficie del cuatro planeta del Sistema Solar; el primero fue lanzado en 1987.

El lanzamiento se llevó a cabo este jueves con un cohete Atlas V de United Launch Alliance a las 07:50 (11:50 GMT) de Cabo Cañaveral, en Florida

Aspecto del rover Perseverance en una simulación sobre la superficie de Marte.

China lanzó desde la semana pasada un cohete con un rover también con destino en Marte. Los cálculos de los científicos chinos estiman que el vehículo se posara en la superficie marciana en mayo de 2021. Tres meses más tarde que lo que plantea la NASA con su misión.

Para lograr el lanzamiento exitoso rumbo a Marte el pasado 23 de julio, el equipo de control del Centro de Control de Vuelo Aeroespacial de Pekín ha trabajado en con el equipo de prueba del Grupo de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China para controlar la sonda Tianwen-1 , ha informado la agencia Europa Press.

No hay duda, es un desafío. No hay otra forma de decirlo, no es sencillo. Y es muy arriesgado desde el punto de vista de las posibilidades de éxito. Dicho esto, sabemos cómo aterrizar en Marte, ya lo hemos hecho ocho veces”, presumió Jim Bridenstine, administrador de la NASA.

En la Tierra un equipo de al menos 3 mil 500 expertos (geólogos, astrobiólogos y otros especialistas) del mundo entero participan en la misión que está programada para entregar resultados de los nuevos descubrimientos, al menos durante los próximos dos años, ha informado la NASA.

OCT 2