Un artículo publicado de la revista ‘Nature’, realizado por un grupo de científicos alemanes y holandeses, advierte sobre la nueva catástrofe en curso provocada por el cambio climático.

El Mar Caspio está sufriendo una dramática desecación, pues está perdiendo entre seis y siete centímetros por año. Se estima que a finales del siglo XXI su extensión, de 371 mil kilómetros cuadrados, se reducirá hasta un 34 por ciento.

Nuestro modelo predice un descenso del nivel del mar en el Caspio de nueve metros en un escenario de emisiones (de dióxido de carbono) intermedio y de 18 metros en uno de altas emisiones para finales de siglo”, alerta Matthias Prange, investigador de la Universidad de Bremen, Alemania, y coautor del estudio titulado ‘La catástrofe del Caspio’ que publicó en días pasados la revista Nature.

El grupo de científicos holandeses y alemanes que participan en el estudio, señalan que las medidas de mitigación globales no alcanzan para frenar el problema, por lo que alientan a que se tomen medidas más contundentes de forma regional para tratar de preservar el lago más grande del mundo y su biodiversidad.

En Mar Caspio, donde convergen las fronteras de Rusia, Kazajistán, Turkmenistán, Azerbaiyán e Irán, viene perdiendo agua desde los años 70, aunque lo hacía a un ritmo de 1 o 2 centímetros por año

El año pasado esta dramática fotografía, tomada por el científico danés Steffen Olsen, le dio la vuelta al mundo al mostrar como Groenlandia sigue derritiéndose por los efectos del cambio climático.

Una disminución de esta envergadura supondrá que la vasta plataforma norte del Caspio, la plataforma turcomana en el sureste y todas las áreas costeras en el medio y sur del Mar Caspio emergerán de las aguas. Además, la bahía de Kara-Bogaz-Gol en el margen oriental se desecará por completo”, advierten los científicos en el estudio que ya le da vuelta al mundo por su dramático pronóstico.

El cambio climático se ha convertido, al igual que la pandemia de Covid, en una de las preocupaciones inmediatas para la agenda global de 2021, pues los efectos por la emisión de gases por los procesos de industrialización están causando severos daños al medio ambiente.

Apenas el año pasado una fotografía del científico danés Steffen M. Olsen, tomada el 13 de junio, le dio la vuelta al mundo viralizándose tras evidenciar los efectos del calentamiento global que sigue derritiendo Groenlandia. Algo sobre lo que ya alertaban científicos desde el año 2013.

Los mapas de los satélites muestran que el 8 de julio se había derretido aproximadamente el 40 por ciento de la capa de hielo más superficial. El 12 de julio la cifra subió hasta el 97 por ciento. Sin embargo, los registros de los satélites de las tres últimas décadas muestran de media que más o menos la mitad de la superficie de Groenlandia se derrite en algún momento del mes de julio”, ya se explicaba en un artículo de National Geographic publicado en julio de 2013. 

NAVIDAD