La pirámide de Kukulkán, en el complejo maya de Chichén Itzá, conocida por los turistas como El Castillo, es una ‘matrushka’. Una investigación conjunta de la UNAM y el INAH acaba de descubrir una tercera pirámide dentro de la estructura principal.  

“Su estructura es como la de las famosas muñecas rusas: de la grandota sacamos otra, otra y otra”, comentó el coordinador del proyecto, René Chávez. La pirámide de 10 metros de altura fue detectada dentro de otras dos edificaciones que componen la monumental pirámide maya de 30 metros que se encuentra en el complejo de Chichén Itzá, en el estado de Yucatán. Según los investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México, (UNAM) y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la pirámide recién descubierta es lógicamente la más antigua y fue construida entre los años 550 y 800 de nuestra era. La estructura intermedia, descubierta en 1930, data de entre los años 800 y 1000, mientras que se cree que la principal que ocupa la parte exterior, conocida como ‘El Castillo’, fue terminada entre los años 1050 y 1300.

 

Todo un galimatías de estructuras piramidales que encierran secretos que los investigadores aún desconocen. Al menos de momento. Y es que este nuevo y sorprendente descubrimiento podría ofrecer una nueva perspectiva de la cultura original maya, antes de que se mezclara con otras poblaciones del centro de México. Las nuevas pruebas realizadas con técnicas no invasivas de tomografía eléctrica detectaron en la subestructura más antigua una rampa que podría ser seguramente una escalinata que conduce a un adoratorio. Un nuevo misterio sin resolver que sin duda se convertirá en un imán turístico para Chichén Itzá, un complejo catalogado como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO y que ya recibe más de un millón de visitantes al año.