El historiador Andrés Escobar expone en una conferencia con motivo de los 400 años del Patronazgo Ignaciano en el estado cómo la Compañía delató y persiguió a los “herejes”

 

Los libros que integraron el Hospicio de la Compañía de Jesús (1732-1744), antecedente de la Universidad de Guanajuato (UG), dan cuenta de la guerra emprendida por los jesuitas con el fin de censurar los “libros herejes” e impedir que se dieran a conocer en el estado. Andrés Escobar, bibliotecario e historiador, aseguró en la conferencia ‘El caso del texto de Alfonso de Castro’, que éste teólogo, jurista, consejero real y sacerdote franciscano abordó el tema en su libro ‘Contra todos los herejes’ (Adversus omnes haereses).

La obra, publicada en París en 1534, forma parte de los 31 títulos que pertenecen a la primera etapa de los jesuitas en Guanajuato (1732-1744). En ella el autor enumera y refuta cuántas herejías han surgido en la Iglesia desde el tiempo de los apóstoles. Escobar explicó que la incorporación del libro a la Biblioteca del Hospicio resultó fundamental para explicar la lucha contra el pensamiento Luterano y toda corriente que cuestionara el cristianismo ortodoxo en México. El texto tuvo un gran impacto en la región, donde el Santo Oficio tenía control absoluto sobre los modos de vida de los ciudadanos, y puede considerarse uno de los tesoros de la Biblioteca Armando Olivares de la Universidad de Guanajuato.

La charla ofrecida por el historiador formó parte de la Exposición de Libros Antiguos y Conferencias de la Biblioteca del hospicio y Colegio de la Santísima Trinidad de Guanajuato, que se celebró con motivo de los 400 años de Patronazgo Ignaciano e influencia jesuita en la ciudad. En la muestra se expusieron 21 de los 91 títulos que conserva la Biblioteca Armando Olivares y que hacen referencia a temas de Teología, Moral, Filosofía, Derecho Civil y Canónico. A la exhibición su sumaron cinco documentos pertenecientes a la época del esplendor jesuita en Guanajuato, así como tres cuadros que retratan a San Ignacio de Loyola, a José Joaquín de Sardaneta y Legaspi y Rafael Coromina, profesores y rectores del Colegio de la Santísima Trinidad de Guanajuato.