Cuando se anunció la clonación de la oveja Dolly, en julio de 1996, el mundo se estremeció. Hoy que Japón y España anuncian la creación de híbridos humano-animales el impacto es aún mayor.

La mitología los ha mostrado a lo largo de la historia, ahora como en un cuento de ciencia ficción, en Japón pronto se desarrollarán híbridos de humano y animales. Los llamados humanimales serán proveedores de órganos.

El investigador Hiromitsu Nakauchi recibió el apoyo financiero y legal del gobierno japonés para que inicie con los trabajos. Nakauchi encabeza a un grupo de investigadores de las universidades de Tokio, Japón, y Standford, Estados Unidos, ha dado a conocer la revista científica Nature.

El desarrollo de los ‘humanimales‘ busca desarrollar órganos varios, a raíz de la inyección de células madre humanas en animales

Nakahuchi ya logró la creación de un primer híbrido, aunque animal, de rata-ratón en 2017 para curar a ratones diabéticos.

Nakauchi ha comenzado con los experimentos que buscan lograr la creación de este ‘banco de órganos’ para fines médicos que iniciará con ratones y ratas como primer paso.

Lo más sorprendente de este proceso, que ha levantado ya polémica, es que se pretende que embriones de ratones y ratas híbridas crezcan en vientres femeninos durante 14.5 días, los ratones, y 15.5 días las ratas, para que se desarrollen óptimamente. La gestación normal de un ratón es de 20 días y de la rata 23 días.

El investigador japonés ya logró, en 2017, un híbrido de rata-ratón que permitió obtener un páncreas de rata para curar a ratones con diabetes. Ahora con sus nuevos experimentos Nakauchi busca crear, inicialmente, embriones ratón-humano, rata-humana, para luego intentar la creación de cerdo-humano.

Y no es el único que está experimentando con humanimales, un grupo de científicos españoles asegura que ya lograron crear un mono-humano en China, aunque no dan detalles aún sobre esa investigación y los resultados.

El equipo del investigador Juan Carlos Izpisúa ha logrado crear por primera vez quimeras de humano y mono en un laboratorio de China, un importante paso hacia su objetivo final de convertir a animales de otras especies en fábricas de órganos para trasplantes”, anunció ayer el diario El País.