Un nuevo informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) de la ONU, publicado este lunes, alerta que el año 2025 es la ‘fecha límite’ para evitar la catástrofe climática por el calentamiento global.

El informe del IPCC insiste en que las emisiones globales de gases con efecto invernadero debe reducirse en menos de tres años y lograr hasta el 43 por ciento del total actual para el año 2030, antes del colapso.

Los activistas climáticos a veces son representados como radicales peligrosos. Pero los radicales verdaderamente peligrosos son los países que aumentan la producción de combustibles fósiles (…) una locura moral y económica”, expresó António Guterres, secretario general de la ONU, durante conferencia de prensa para dar a conocer el informe, según registra la página web del organismo internacional.

En la pasada cumbre climática COP26, celebrada en noviembre de 2021, 105 líderes de naciones -de 192 que asistieron- pactaron evitar la deforestación de los bosques del mundo en 2030, además de limitar el calentamiento global a 1.5 grados centígrados como máximo para evitar la autoextinción.

La cumbre celebrada en Glasgow, Reino Unido reunió a los gobernantes de los países del mundo para abordar la crisis del cambio climático y las acciones a seguir antes que los efectos del calentamiento global sean irreversibles.

Nos comprometemos a trabajar colectivamente para detener y revertir la perdida de  bosques y la degradación de tierras para 2030, a la vez que promovemos el desarrollo sostenible y una transformación rural incluyente”, dice la parte sustantiva de la declaratoria de Glasgow.

El domingo pasado 195 países firmaron de conformidad el informe del IPCC, tras una serie de discusiones, que plantea se limite el aumento de la temperatura en la Tierra a un máximo de 1.5 grados Celsius -instaurado ya en el Acuerdo de París-  

Los efectos del calentamiento global cada día son más visibles en todo el mundo, sin que existan aún acciones contundentes de los gobiernos para evitar la catástrofe climática.

Las decisiones que tomamos ahora pueden asegurar un futuro habitable. Tenemos las herramientas y los conocimientos necesarios para limitar el calentamiento”, aseguró este lunes el presidente del IPCC, Hoesung Lee, quien dio a conocer los detalles del informe.

De acuerdo a las recomendaciones del IPCC, las emisiones de gases de efecto invernadero deben comenzar a disminuir para 2025, a más tardar, y reducirse en un 43 por ciento para 2030 -reduciendo además el metano a un tercio para ese mismo año-, para alcanzar el límite de 1.5 grados Celsius.

La parte más enfática del informe señala la urgencia de una “reducción sustancial” del uso de combustibles fósiles, y apostar por energías limpias o combustibles alternativos como el hidrogeno.

Otras recomendaciones son reducir también el consumo de carne -por la contaminación que genera la crianza y explotación del ganado- y optar por dietas vegetales, mientras que en las grandes urbes se debe utilizar transporte eléctrico, fachadas verdes, huertos urbanos y creación de más parques.

 “Es ahora o nunca, si queremos limitar el calentamiento global a 1.5  grados Celsius. Sin reducciones inmediatas y profundas de las emisiones en todos los sectores, será imposible”, resumió Jim Skea, copresidente del grupo de expertos que compiló el informe del IPCC donde participaron 278 investigadores y expertos de 65 países.