La agrupación presenta su nueva producción que incluye un repertorio de primer orden como Clepsidra, de Mario Lavista. El prestigioso sello francés Evidence Classics dará la primicia mundial.

En todo lo alto, la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato (OSUG) hará el estreno mundial de Shostakovich 10, que supone un culmen en la vida de la agrupación musical.

La producción que ya se presume como un hito de la OSUG -que recientemente cumplió 70 años-, tendrá su lanzamiento digital para después dar un concierto en el Teatro Principal el 30 de junio y Roberto Zavala, director titular y artífice del proyecto, no cabe de contento porque afirma que el imbatible autor ruso es muy cercano al “corazón” de la orquesta.

Hemos profundizado mucho, a mí me parece que (Dmitri Shostakovich) es el sinfonista más importante del siglo XX, escribió 15 sinfonías, la OSUG las ha tocado todas.

Queríamos grabar un disco que fuera representativo del carácter y el temperamento de la orquesta, entonces para hacer eso hay que escoger el repertorio de mayor afinidad al carácter de la agrupación”, sostiene el músico radicado en Holanda.

Esta sinfonía es una piedra angular del repertorio, no solo artísticamente es una obra muy importante, es también un retrato de un tiempo muy turbulento en la Rusia de la guerra y de la posguerra”, agrega.

Junto con la Quinta y Séptima sinfonías, la Décima, estrenada en 1953 en San Petersburgo, es una de las obras capitales de Shostakovich.

No podía componer una obra a la gloria de Stalin, realmente no podía hacerlo. Pero debía describir a Stalin en mi sinfonía. La compuse exactamente después de la muerte de Stalin y nadie ha acertado cual es el tema. Trata de Stalin y los años de su mandato. Naturalmente contiene otras muchas cosas, pero su base es esta”, declaró en su momento el compositor ruso.

El disco de la OSGU lo complementa la monumental Clepsidra, de la autoría de Mario Lavista, compositor mexicano que murió en 2021 y a quien Beltrán Zavala considera que también fue muy cercano a la orquesta guanajuatense

Roberto Beltrán Zavala es considerado uno de los mejores jóvenes directores de orquesta del mundo.

Ronald Zolmann fue quien dirigió el estreno mundial de Clepsidra con la OFUNAM en noviembre de 1993, dos años después de haber sido terminada.

El disco que lanzará digitalmente y en el plano internacional el sello discográfico francés Evidence Classics – uno de los sellos boutique más prestigiosos del mundo miembro de la legendaria familia discográfica Harmonia Mundi-, tuvo como productor a Michael Fine, ganador de un premio Grammy y reconocido internacionalmente como uno de los mejores productores de música clásica.

Este disco fue un proyecto muy ambicioso e hicimos nuestro mayor esfuerzo por darle al proyecto la mayor calidad posible, entonces no es nada más el tema de la orquesta, lo grabamos aquí en el Teatro del Bicentenario (en León), que tiene una gran acústica y tuvimos el lujo de tener de productor a Michael Fine, una leyenda viva de la industria de la música.

Encontramos ahora un buen momento para lanzar el disco, había muchas disqueras interesadas en producirlo, porque es muy bueno”, dice convencido el director de la OSUG, quien ha llevado la batuta de la agrupación desde 2015 y él mismo tiene una carrera mundial envidiable donde le ha tocado dirigir orquestas en una docena de países.

Zavala es también director artístico de la re:orchestra de Rotterdam, considerada por la crítica como una de las mejores orquestas de cámara de Europa, además de ser director musical del prestigioso Festival Internacional Palermo Classica en Italia.

Parte importante de hacer un disco es dejar testimonio de la enorme madurez y de la enorme profundidad artística de la orquesta. El disco que vamos a dar a conocer es pues este testimonio de ese gran nivel de la OSUG a sus 70 años”, no duda su director.

  • Fotos: Especial