Matteo Messina Denaro, el último ‘capo di tutti capi’ de la temida ‘Cosa Nostra’ finalmente fue capturado en Palermo, Italia, 30 años luego de burlar a la justicia. El criminal más peligroso de Europa era fan de ‘El padrino’.

El capo Messina Denaro, quien sufre de cáncer de colón y tiene 60 años de edad, fue considerado por el FBI, como uno de los 10 criminales más peligrosos del mundo. Aunque la agencia estadounidense nunca pudo atraparlo.

La caída de Matteo Messina Denaro ocurrió la semana pasada en Palermo, capital de Sicilia, histórico hogar de la Cosa Nostra y los mafiosos, cuyo emblema principal, Vito Corleone, ficcionado por el escritor Mario Puzo, fue llevado al cine por Francis Ford Coppola a través de la épica cinta El padrino. Messina, un capo real y el más poderoso de Italia y Europa, adoraba a Don Corleone.

Su arresto ocurrió en las afueras de la clínica particular La Maddalena en Palermo, donde Messina Denaro se atendía por un cáncer de colón, bajo el nombre de Andrea Bonafede.

Según relatan diversos medios italianos, la mañana del 16 de enero cuando se dirigía a una cafetería frente al hospital, se le acercó un Carabinieri -policía militar- y le pregunto su nombre.

Ya sabes quien soy. Soy Matteo Messina Denaro”, respondió el capo, quien por primera vez no mintió.

El hombre vestido con un pantalón beige, una chamarra café con forro de borrego gorro blanco y beige y lentes café oscuros, fue detenido de inmediato.

Las autoridades italianas no estaban seguras de que ese hombre enjunto, libre de sicarios o un aparato de seguridad, que fue detenido por un policía militar que simplemente le preguntó su nombre, fuese el capo di tutti capi de la Cosa Nostra

Matteo Messina Denaro dirigió durante décadas actividades como el vertido ilegal de desechos tóxicos, lavado de dinero y tráfico de drogas, además de que en 2002 fue condenado por una serie de asesinatos

Momento en que los Carabinieri detuvieron a Messina Denaro en las afueras de una clínica oncológica en Palermo, Italia, donde vivía bajo el nombre de Andrea Bonafede.

Fue protegido de Salvatore Totò Riina, jefe del clan Corleonesi quien fue arrestado en 1993, año en que Matteo Messina Denaro desapareció de la vida pública. Los carabinieri sólo tenían fragmentos de grabaciones con su voz y un retrato hecho con Inteligencia Artificial.

Durante muchos años lo buscaron por Europa y América, siempre con pistas que conducían a nada. También al menos durante 10 años se hostigo a su familia con la detención de varios hermanos del capo, le confiscaron negocios por 161 millones de dólares e intervinieron los teléfonos de familiares.

Así se enteraron que el capo posiblemente estaba enfermo de cáncer. La investigación de los Carabinieri dio resultados tras estudiar la vida de personas nacidas en 1962 -año en que nació Matteo- y cerrar el cerco en Palermo cuando dieron con un nombre sospechoso: Andrea Bonafede.

Bonafede, un geómetra de profesión, resultó ser sobrino del capo Leonardo Bonafede – ya muerto-. Su registro médico -que cedió a Messina Denaro, además de su identificación oficial, su auto y sus propiedades- registró dos intervenciones quirúrgicas en 2020 y 2021, lo que llamó la atención de los carabinieri que comenzaron a sospechar. El 16 de enero de 2023, Bonafede tenía programada una nueva cita para ser intervenido.

Al final 100 Carabinieri cercaron la clínica de La Maddalena y uno de ellos fue quien pregunto al capo por su nombre. El resto ahora es historia.

En los cateos a las casas-bunker de Matteo Messina Denaro, todas en Palermo donde hacía una vida normal -según han declarado vecinos a los diarios italianos-, el capo originario de Castelvetrano tenía documentos de la ‘Cosa Nostra’, joyas y piedras preciosas, ropa y zapatos de marcas lujosas, billetes de avión con destino a Reino Unido y Sudáfrica, condones, viagra, libros de historia, una biografía de Vladimir Putin y una gran colección de afiches relacionados con su ídolo: El padrino.

Ayer el geómetra Andrea Bonafede, un hombre de 56 años de edad originario de Campobello di Mazara, fue arrestado por órdenes del fiscal de Palermo, Maurizo Lucia, quien ordenó que no se den más declaraciones, por lo pronto, sobre la investigación que ha concluido con la caída del último capo de la Cosa Nostra.

  • Fotos: Especial