Con motivo del que sería su cumpleaños 52, Luis M. López nos hace recordar al padre del ‘grunge’ e icono irreemplazable de la Generación X, y su extraña fascinación.

Tal vez hoy sería un señor panzón de 52 años; un acumulador de artefactos que se usan en las clases de medicina. Tal vez con poco más de medio siglo de vida sin control hoy sería un hombre adulto obseso por ver qué tenemos los humanos por dentro.

Pero eso nunca lo sabremos porque decidió morir como otros grandes rockstars, a los 27 años.

Kurt Cobain (Aberdeen, Washington, 20 de febrero de 1967-Seattle, Washington, 5 de abril de 1994) forma parte del Club de los 27 instaurado por el mítico Robert Johnson -el llamado Rey del Blues del Delta-, a quien seguirían con el paso de los años Brian Jones, Jim Morrison, Jimi Hendrix, Janis Joplin. y más recientemente Amy Winehouse.

En 1993 Cobain, el principal autor de las canciones de la legendaria banda de grunge Nirvana y también el más célebre de los integrantes antes y después de su suicidio, declaró que tenía una extraña fascinación por los modelos médicos de cuerpos humanos y que en ese momento ya tenía una amplísima colección de esos hígados, páncreas, globos oculares o intestinos de plástico.

Ya que me convertí en una gran estrella de rock encontré un lugar en un centro comercial de Minneapolis en donde solamente venden esas cosas médicas. Una tienda para proveedores de doctores abierta al público; es genial. He comprado fetos, hombres de anatomía, cosas así. Es como un sueño hecho realidad”, dijo a la reportera de Much Music un año antes de morir.

In Utero, el disco considerado el testamento artístico de Nirvana, muestra en su tapa el interior del cuerpo de una mujer alada en gestación

Portada del disco ‘In Utero’.

Siempre me apasionó la anatomía; cuando niño me regalaron un hombre transparente”, también confesó en la misma entrevista, suscribiendo la frase infancia es destino.

Kurt Cobain, tal vez hoy sería un señor panzón de 52 años; un acumulador de artefactos que se usan en las clases de medicina. Pero eso nunca lo sabremos.

Aquí la entrevista donde Cobain desnuda no sólo su fascinación por la anatomía, sino también su misantropía.

  • Ilustración: Ben Brown
  • Noticias relacionadas: El concierto más breve de Miami
Apoyos