En la colonia 10 de Mayo se apelotona poco a poco el contingente de panistas. Decenas de personas que parecen salir de la nada con banderas, matracas, una gran mayoría con camisetas de su candidato: Diego Sinhue. Son las cinco y media de la tarde y el sol aún cala.

En la esquina de las calles Madre Alicia y Madre Marina se han conformado tres bloques al amparo de la sombra en las esquinas, mientras arriban un par de agentes de Gobernación-CISEN para dar el reporte ‘arriba’, y la ruta 40 de autobuses urbanos sigue impasible su rumbo. Jóvenes, adultos mayores, hombres, niños, mujeres muestran el músculo panista leonés.

De las viviendas comienza a salir gente intrigada por la congregación. Media hora luego de un ejercicio de matracas y los gritos de ¡Diego, Diego, Diego! avanzan por la calle Madre Alicia rumbo a la avenida Madre Tierra. Rumbo al primer mitín en León del candidato de la coalición Por Guanajuato al Frente. La batucada resuena y se reparten folletos y calcomanías de Diego Sinhue y de Anaya.

Carmen Zavala Barrón empuja su andadera con la mano izquierda mientras con la derecha agita y hace sonar una matraca de madera. Va escoltada por una amiga de San Miguel, la colonia popular de donde vienen a echar porras a su candidato. Ambas portan la bandera del PAN.

Venimos para apoyar a nuestro próximo Gobernador. Soy panista de toda la vida y estoy convencida de que vamos a ganar otra vez”, me asegura sonriente doña Carmen, una mujer de 60 años que se ha dedicado al comercio y a quien empuja no sólo la andadera sino el orgullo de ser leonesa y panista de toda la vida. Luego agita otra vez la matraca con una emoción digna de verse.

La avalancha de personas que camina rumbo al mitín asombra a los vecinos que salen de sus casas o negocios a observar al contingente que ondea banderas y matracas con su triqui-traca

La convicción panista en la marcha la manifiesta doña Carmen Zavala.

Cristian Hernández Zavala sostiene la bandera panista sobre su hombro derecho. Es un joven de 27 años con corte ‘al rape’. Robusto y enérgico a su paso llama la atención. Es parte de las nuevas juventudes panistas. Y como doña Carmen ha crecido con la convicción de que está en el mejor partido político. Bueno, así lo dice él.

Soy un convencido panista por las propuestas del partido, sus principios humanitarios, a lo mejor los demás partidos tiene esa plataforma pero el PAN siempre ha sido así. Soy el único panista en mi familia y estoy orgulloso de serlo. Creo en mis candidatos a la Gubernatura y a la Presidencia del país porque son jóvenes y traen nuevas ideas”, me comparte el joven de la colonia El Retiro que va a la mitad del contingente.

En el parquecito de la avenida Madre Tierra que separa la 10 de Mayo y Valle de San José ya está el templete con el ciclorama de un Diego Sinhue sonriente. Contrasta al fondo, en los muros,  el graffiti rabioso que manifiesta la realidad de esta zona. La gente pide seguridad, alumbrado público, la pavimentación que falta a algunas calles; y sobre todo: seguridad.

En esta plaza arbolada está a la expectativa, con un bebé en brazos, Brenda Teresita Ríos Martínez. Una joven que apenas ha cumplido los 18 años y observa de un lado a otro, esperando la llegada del candidato. El bebé es su hermano. Su madre es panista y ella viene a escuchar.

Vamos a ver si nos convence (Diego Sinhue). Yo estoy aquí para escuchar lo que viene a decirnos. Y si me convence, pues voto por él”, dice esta joven costurera que asegura que aunque su madre es panista y habla en casa del candidato que esperan, prefiere verlo en persona y escucharlo antes de emitir su primer voto.

La vendimia hace de abril un ‘agosto’ con la venta de paletas de hielo –porque el calor se siente y el sol apenas comienza a declinar tras la barda del parquecito tapizada de tags-; la fiesta incluye vuvuzelas, banderas, matracas, cartulinas y lonas impresas donde se manifiesta el apoyo a Diego Sinhue

La avalancha panista. Una muestra del ‘músculo’ electoral a favor del candidato a la Gubernatura.

La Asociación de Natación de Guanajuato A.C. es la lona más grande y significativa. Tiene al frente la foto del candidato. Allá se ve una cartulina tradicional, fosforessente y con letras negras escritas con plumón: ‘Sección Negrete está contigo Diego Sinhue’. En el audio se escucha, en versión de banda la canción promocional del candidato. Atento, como siempre, el Profe Juan supervisa hasta el último cable. Es parte de la Avanzada. Un núcleo de alto valor en la campaña.

Diego Sinhue llega por la lateral izquierda del escenario. Saludando de mano en mano. La gente se aglutina de golpe. Todos quieren tomarse la selfie, la foto del recuerdo, la comprobación en redes y en familia o los amigos de que están abrazando al candidato de la coalición Por Guanajuato al Frente.

Una vez arriba, en el templete, Diego Sinhue se siente como en casa. Está en León, está rodeado de los sectores populares y juveniles, de los maestros, los tianguistas, los taxistas, los ambulantes, los campesinos, los presidentes de colonos, personas con discapacidad, los adultos mayores, los pobres, los que siguen pensando que el trabajo todo lo vence.

El primer mensaje es el de la señora Candelaria Manrique Sánchez, quien a nombre de todos los líderes sociales y colonos que están de pie y ondeando banderas, habla de lo que significa tener al candidato a la Gubernatura en un sitio emblemático

El candidato conecta con la gente que ha congregado. Los sectores populares que son su origen.

Le damos la bienvenida Diego. Usted ya sabe que cuenta con estos polígonos (…) con esto demostramos que el voto es para ustedes”, es parte del mensaje de la señora Candelaria, una líder social que abre el evento señalando al candidato y a quienes le acompañan. Jorge Espadas, quien busca la diputación federal y Alejandra ‘Wera’ Reynoso, quien busca el voto para convertirse en senadora.

En el templete están representando a los deportistas Jorge Alejandro Pérez, Jessica Yahir Hernández y Rafael Cervantes; por los jóvenes está José Antonio ‘El Chinche’ Díaz: representando a los comerciantes Jacobo Núñez González y Edgar Isacc Rodríguez Neri; Miguel Guzmán Baeza y Juan Carlos Manríquez Palacios que forman parte de los adultos mayores; y por las persona con discapacidad María de Jesús Martínez de la Cruz.

Los negocios de Farmacias Similares o la barbería La Imperial, situadas al frente del acto proselitista no reciben, por el momento, a clientes. Los dependientes han salido al quicio del negocio para escuchar lo que se manifiesta en el parque. Atentos los ojos y los oídos.

¿Cuál es la preocupación, no sólo en mi campaña, y en mi gobierno? Será la seguridad. ¡Vamos por un Guanajuato en paz, un Guanajuato seguro!”, exclama Diego Sinhue en una parte de su mensaje.

Y con ese grito se funden también más de dos centenares de panistas que agitan sus banderas, que en grito colectivo se transforman en ¡Diego, Diego, Diego! ¡Sí se puede, sí se puede!

A mitad de su discurso el candidato reta al auditorio, que le escucha atento, a un ejercicio mental para hacer reflexionar sobre lo que se dice y lo que se hace. Suena pragmático, un poco a superación personal, o algo loco. Lo que en realidad es se descubre al terminar el ensayo del gesto.

Diego Sinhue pide a todos que coloquen su mano derecha –emulando el gesto de campaña de Miguel Márquez Márquez: pulgar e índice en círculo y el resto de los dedos como abanico- en los labios, mientras él los coloca en la mejilla. La gran mayoría repite el mismo gesto. Entonces el candidato les observa que dijo: “en los labios”.

De esta forma didáctica Diego Sinhue expone que el ejemplo arrastra, que no se puede llamar un candidato cercano a la gente si no es congruente entre lo que dice y hace, si no busca la cultura de la paz, si no hace de León y Guanajuato como estado, un espacio seguro para todos.

Este el primer mitín en León del joven candidato que aspira a ser Gobernador de Guanajuato, hablando de frente a los sectores de la gente que trabaja, al sector de donde surgió hace muchos años con la convicción de que el trabajo todo lo vence

Un sencillo ejercicio mental que algunos entienden perfectamente hace reflexionar sobre lo que se dice y lo que se hace.

Genaro Gómez Cruz, un joven que ha buscado y obtenido la selfie, está radiante por el logro que le significa haberse acercado al candidato y concretar su objetivo. Este joven de 32 años de edad, quien vive en la colonia Los Olivos, me comparte que regresa a casa aún más convencido de que no se ha equivocado.

Es muy significativo venir a escuchar a mi candidato, conocerlo de cerca, poder apoyar lo que nos vas a ofrecer y llevarlo allá a nuestras colonias. Soy panista porque me gustan sus principios. Y yo voy a llevar este mensaje de mi candidato a mi gente”, dice con orgullo Genaro.

Como él, la señora Yolanda Sandoval Alcalá observa el desarrollo de las cosas. Y habla de lo que le significa estar ahí, en ese momento que le da valor a lo que piensa y siente. Porque es panista de ‘hueso colorado’ y viene a manifestar su apoyo.

Venimos para apoyar a Diego. Confiamos en él, yo me imagino que con él nos va a ir bien porque trae nuevas ideas. Es nuestro candidato”, me dice esta mujer adulta, con un llamativo lunar en la mejilla, que viene de la colonia La Gloria; dándome una lección de estilo al responder riéndose que no se acuerda de su edad luego de haberle preguntado cuántos años tiene.

Otra mujer, una que padece enanismo y que usa también un andador como la señora Carmen Zavala, agita sus pequeños puños contraídos a cada hablar del candidato. Es parte de los sectores nombrados y de lo que muchas familias tienen en casa: gente fuerte

Diego Sinhue habla directo, cara a cara con quienes pueden hacer el cambio que busca.

¿Y por qué tardo tanto dando gracias? Porque es de gente bien nacida ser agradecida. Nunca nos tenemos que olvidar de quien nos tiende la mano, quien nos abre las puertas de su casa y quien hace campaña por nosotros. Todos ustedes serán responsables de que su servidor sea Gobernador de Guanajuato y yo no me voy a olvidar de ustedes, porque son gente buena y chambeadora que lo único que quieren es el bienestar de sus familias, de sus colonias”, grita micrófono en mano un orgulloso Diego Sinhue que les recuerda que viene de familia de tianguistas, desde abajo, haciendo que la multitud se vuelque en aplausos y gritos. Porque son también esa gente de la que habla, de la que son sus raíces: la gente que trabaja.

Ahí están las personas de las colonias populares de la 10 de Mayo, Valle de San José, La Libertad, Popular  C, El Refugio, Las Joyas, Valle de San Nicolás, Medina, Echeveste, La Moreña, Azteca, y los líderes de sectores populares como la asociación de adultos mayores CLAMA. Jesús Téllez, de la Línea de Fuego, o José Luis Guerrero, de los taxis que aglutina Línea Dorada, el frontal Alfredo Reséndiz de la Zona Piel, y hasta los complicados Alfredo Ling, Miguel Ángel Vasallo o Aaron Soto.

Paty Huerta Olivares destaca entre la multitud popular. Esbelta, viste una blusa negra de encaje, pantalón de mezclilla, tenis negros, y un juego de collar y broqueles de perlas. Su corta melena color caoba hace resaltar su rostro de mujer madura

Viene de la colonia Arbide. Es simpatizante panista “de toda la vida” y ha esperado con paciencia para tomarse la selfie de rigor con Diego Sinhue, quien lleva más de media hora saludando de mano, tomándose la foto con cada persona que se le acerca. Es casi imposible acercarse al candidato por la aglomeración. El mitín terminó hace media hora y él no deja de atender a quienes se le acercan.

“Me motiva porque me siento joven. Siento que es como un hijo más que puede hacer el cambio. Es un ser capaz, con experiencia e inteligencia, liderazgo. Tiene objetivos, genera confianza en toda la gente que más lo necesita, en los ciudadanos en general. En la familia nacen los grandes hombres, pero también los grandes traidores a la Patria”, me confía la señora Paty, una maestra de clase acomodada que –como diría Paulo Freire, ha logrado el ‘suicido de clase’ y- se ha sumado al mitín.

Ella representa a la gente que tiene holgura pero que está dispuesta al acompañamiento de la gente de trabajo, la gente que todos los días sale a ganarse el pan con dignidad.

  • Fotos: Especial/Ruleta Rusa