A las 10 de la mañana el Congreso del Estado ya es un avispero. Un enjambre de reporteros deambula entre el vestíbulo y la plaza. Figuras de la élite en la política estatal, nacional e internacional van llegando a la toma de protesta del nuevo Gobernador de Guanajuato.

Juan Rodríguez Baeza llama la atención con su atuendo. Pantalón y camisa de manta, huaraches, sombrero de paja y gabán marrón al hombro. Es integrante de la etnia Chichimeca-Jonaz, de Misión de Arnedo, Victoria. Viene como invitado especial del nuevo gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

Desde que arrancó campaña en Palomas (Xichú) lo dije fuerte: ‘este es mi gallo’. Creemos en él y esperamos que apoye a nuestras comunidades”, confía este hombre al que acompaña Juan Baeza López, quien viene de la Misión de Chichimecas, San Luis de la Paz.

En Palomas, Xichú, fue precisamente donde Diego Sinhue arrancó su campaña para la Gubernatura en los primeros minutos de un Viernes Santo. Mientras el resto de los candidatos dormía plácidamente, el joven leonés marcaba una nueva forma de hacer las cosas. Ahora ya como Gobernador la expectativa es todavía mayor. Se espera que cumpla con lo ofrecido.

El vestíbulo comienza a rebosar de personajes inesperados, como el Embajador en México del lejano Kazajstán o el estadounidense Tobin J. Bradley, director general de Iniciativa Mérida de la Embajada de los Estados Unidos en México.

El enjambre de reporteros se mueve a un ritmo de vértigo. Se aglutina, se fragmenta, vuelve a aglutinarse, se dispersa. Flashazos, cámaras, micrófonos y smartphones rodean a personajes como Diego Fernández de Cevallos, Josefina Vázquez Mota, alcaldes, diputados locales y federales, senadores, líderes de partidos políticos, empresarios, funcionarios. El Congreso del Estado está convertido en un pandemónium.

A las 10:36 de la mañana ya están instalados la gran mayoría de los invitados que ocupan las gradas del Salón del Pleno, los espacios para prensa e invitados especiales

En las gradas llama la atención la llegada de Román Cifuentes Negrete, quien saluda y es saludado efusivamente –busca ser el próximo dirigente estatal del PAN-. O el arribo de Carlos Zamarripa Aguirre, recién ratificado al frente de la Procuraduría de Justicia, al que se sumará minutos luego Alvar Cabeza de Vaca Appendini, ratificado también como titular de la Secretaría de Seguridad. Ambos roban cámara. Su ratificación ha sido motivo de incontables críticas.

Cercana a las curules, a la izquierda, está la senadora de Morena Malú Micher Camarena, y a la derecha Carlos Medina Plascencia y Juan Manuel Oliva Ramírez–que son como agua y aceite-. Algo similar ocurre arriba en las gradas, donde  se juntan bloques de políticos que contrastan: los panistas y ahora diputados federales Éctor Jaime Ramírez Barba y Fernando Torres Graciano junto a la también diputada federal del Partido Verde Beatriz Manrique Guevara.

Para las 10:53 de la mañana diputadas y diputados de la LXIV Legislatura comienzan a ocupar sus curules. El nuevo líder parlamentario del PAN, J. Jesús Oviedo Herrera saluda de mano en mano, abraza, se deja abrazar, cumple bien su papel político como presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política. Sobre sus hombros descansa ahora el éxito o el fracaso eventual de los acuerdos con el resto de las fuerzas políticas en el Congreso. Tarea nada fácil.

Ernesto Prieto Gallardo, líder parlamentario de Morena, reparte en tanto unos chalecos beige con las siglas de su partido a las diputadas y diputados que integran su bancada. La diputada María Magdalena Rosales Cruz, quien forma parte de la Mesa Directiva, ya lo porta orgullosa.

A las 11:07 de la mañana suena la campanilla de plata con lo que da comienzo oficial al acto que a todos congrega: la toma de protesta de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo como gobernador de Guanajuato. Se realiza el pase de lista oficial.

Hay 35 diputadas y diputados. Falta la diputada Claudia Silva Campos, del PRD –aunque llegará media hora luego de iniciada la sesión-

En las gradas hay un avispero. Marko Cortés –quien busca ser dirigente nacional del PAN- llega acompañado, partiendo plaza, con los hermanos sanmiguelenses Luis Alberto y Ricardo Villarreal, y el ahora diputado federal Juan Carlos El Castor Muñoz Márquez. Selfies, saludos y de golpe la atención de todos se deposita ahora en un invitado realmente inesperado.

Vicente Fox Quesada, ex presidente de México, llega enfundado en un flamante saco azul ultramar a cuadros, camisa a cuadros azul y blanco, pantalón azul marino y zapatos negros. Hace tiempo dejo de usar botas, hace tiempo dejo de ser del agrado de la mayoría panista. Martha Sahagún le acompaña vestida con traje sastre negro y un finísimo bolso francés YSL a juego con los estilizados zapatos de tacón. La antes llamada ‘pareja presidencial’ sin embargo no recibe saludos de nadie.

Se suceden unos minutos incómodos, el ambiente está tenso, como el rostro de Martha Sahagún. Hugo Varela Flores, el líder vitalicio de la CTM en Guanajuato y ahora diputado local por el PRI, se levanta y rompe el hielo. Saluda a la ex pareja presidencial que le sonríe. Luego se acercará el panista Miguel Salim Alle para hacer lo mismo. No hay más.

Dos espacios vacíos les separan de Juan Carlos Romero Hicks, ex gobernador y nuevo líder de los legisladores panistas en la Cámara de Diputados. Hábil, discreto y rápido, el secretario general del Congreso  Christian Cruz Villegas acomoda a botepronto a un robustísimo invitado al lado de Fox y Martha, pues a un lado de Romero Hicks se sentará la esposa del nuevo Gobernador.

A las 11:23 la atención de todos los asistentes se centra en la figura de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, quien arriba al recinto

El Gobernador de Guanajuato viste traje negro, camisa blanca de algodón impoluto con mancuernillas doradas, un pin dorado con la leyenda GTO en el ojal y corbata púrpura. Un detalle que llama la atención, pues el azul ha sido siempre un distintivo del PAN. Quizá en este pequeño detalle que parece nimio, está implícito lo que vendrá luego, la forma de hacer las cosas distintas, de enviar un mensaje simbólico, de hacer evidente que no será ‘pan con lo mismo’.

La toma de protesta de rigor se sucede y llegan en cascada los aplausos. Momento que aprovechan los integrantes de la bancada de Morena, para ponerse los chalecos de su partido y sacar unos pequeños caballetes donde se inscribe: “¡No a Zamarripa! ¡No a Cabeza de Vaca!”.  Aunque la diputada Ma. Carmen Vaca González se niega a usar el chaleco o mostrar caballete con la frase de repudio, mismo que le ha extendido su líder de bancada Ernesto Prieto. Otro mensaje político cifrado.

Salvo para ojos avispados el detalle de Morena pasa desapercibido. Aunque el diputado neomorenista Raúl Márquez Albo –un antiguo y eficiente operador político del PAN- aprovecha las ventajas de Twitter para dar fe en las redes sobre la protesta.

El gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo da un mensaje donde enfatiza su compromiso con recuperar la seguridad para Guanajuato, la promesa emblema de su campaña. Se extiende en ello, remarca, puntualiza, subraya, gesticula y utiliza ambas manos con gestos de firmeza que apoyan su discurso.

Gobernadores del país en funciones y electos le escuchan con atención. Ahí están Martín Orozco Sandoval, gobernador de Aguascalientes (PAN); Francisco Arturo Kiko Vega de Lamadrid, gobernador de Baja California (PAN); Carlos Mendoza Davis, gobernador de Baja California Sur (PAN); Antonio Echevarría García, gobernador de Nayarit (PAN); Alejandro Ismael Murat Hinojosa, gobernador de Oaxaca (PRI).

Además de  José Antonio Gali Fayad, gobernador de Puebla (PAN); Francisco Javier García Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas (PAN); Miguel Ángel Yunes Linares, Gobernador de Veracruz (PAN); Mauricio Vila Dosal, gobernador electo de Yucatán (PAN); y Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas (PVEM) quien ha llegado casi al final del discurso. En una de las gradas, al lado de la ex candidata presidencial panista Josefina Vázquez Mota, aparece Gustavo Madero, el ex presidente nacional del PAN.

A sus 37 años Diego Sinhue es el gobernador más joven que ha tenido Guanajuato. Estado del que habla ahora como referente nacional, como anticipando lo que más tarde será la presentación del eslogan de su nuevo gobierno

El futuro está en nuestras manos. Construyamos juntos la grandeza de Guanajuato, hagamos de nuestro estado el corazón económico y democrático de México, logremos que Guanajuato sea siempre el orgullo de México”, enfatiza el Gobernador antes que estallen por un minuto los aplausos.

A las 12:09 de la tarde la ceremonia concluye. En el vestíbulo del Congreso se vuelve a concentrar el enjambre de reporteros que ya van ahora tras Carlos Zamarripa y Alvar Cabeza de Vaca. Ambos declinan hacer comentarios.

En los pasillos del Congreso, el diputado Raúl Márquez Albo, de Morena, se queja amargamente de Carlos Zamarripa y Alvar Cabeza de Vaca.

Me bloquearon en Twitter”, dice Márquez Albo, brazo operador del también ex panista Ricardo Sheffield, ex alcalde de León y ex candidato a la Gubernatura por Morena contra Rodríguez Vallejo.

En contraparte Tobey J. Bradley ‘da la nota’ al avalar el desempeño de los funcionarios cuestionados.

Yo creo que (Zamarripa) es muy buen socio en materia de seguridad. Está haciendo buenas prácticas, modelos de investigación de los que nosotros podemos aprender mucho y queremos trabajar con él. Guanajuato está haciendo muchas cosas buenas. Estamos aprendiendo mucho de Guanajuato, también para replicar las buenas prácticas en otros lugares (…)

Tenemos muy buena colaboración con el Procurador y también con la Secretaría de Seguridad Pública. Hemos hecho mucho antes y ellos están trabajando para hacer modelos para otros estados”, le dice Bradley al periodista Pablo César Carrillo.