En la CDMX y estados como Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla o el Estado de México la población resiente los efectos de diversos temblores que han provocado muerte y destrucción. En Guanajuato, el dengue también hace ‘temblar’ ante su avance.

Mafer comenzó a tener fiebre y dolor de cabeza. Luego que sus padres le dieron un analgésico los temblores desaparecieron. Al día siguiente su estado empeoró. La fiebre no paraba y los ojos rojos delataban lo que temían: estaba infectada por el dengue.

Me dio temperatura, mareos, dolor de cabeza. No podía dormir. Los ojos se me empezaron a poner rojos. Tenía ganas de vomitar. No quería hacer nada. Me sentí muy mal, sin ganas de comer, sin ganas de hacer nada. Tenía mucho sueño (…) me dio sarpullido y tenía comezón en todo el cuerpo“, relata Mafer sobre su experiencia con el dengue, al que sobrevivió.

Cuando los padres de Mafer, una niña de 12 años que estudia la secundaria, llegaron al Hospital General Pediátrico de León tuvieron que esperar casi dos horas para recibir atención. Y tras recibir el diagnóstico que temían, otra sorpresa les estaba esperando.

Sólo nos dieron paracetamol para controlarle la fiebre. No hay tratamiento”, confía Lucía González Carmona, madre de Mafer, quien pasó una semana completa cuidando a su hija. Controlando la fiebre, ayudándole a dormir, a descansar, a comer, a volver a sus actividades normales. La familia pasó días de angustia y desesperación.

Mafer sobrevivió al dengue. Esta chica de 12 años dedicó buen tiempo a la lectura durante su recuperación. Sus padres la cuidaron en todo momento.

Mafer y su familia viven en Campo Fuerte, un fraccionamiento medio residencial, donde no hay agua estancada, cacharros o criaderos de mosquitos. Aunque como en cientos de colonias de León, las nebulizaciones y las visitas del personal de la Secretaría de Salud, no ocurrieron a tiempo.

Alrededor de este fraccionamiento existen baldíos y colonias irregulares donde habitan pocas personas. Nadie vio pasar a las camionetas de nebulización o a las brigadas como en años pasados.

El secretario de Salud en Guanajuato, Daniel Alberto Díaz Martínez, declaró en una estación de radio en León que el dengue era ‘un problemita’ en Guanajuato

Es por medio de la prevención y la promoción a la salud que vamos a poder contener, como lo hemos hecho todos los años, este ‘problemita’ del dengue”, ha expuesto el secretario Díaz Martínez sobre la magnitud del problema.

El ‘problemita’ del dengue en Guanajuato ha pasado de 44 casos en 2016 a 1 mil 1176 casos confirmados hasta el 18 de septiembre -la semana 37 de monitoreo-, según el registro oficial del Sistema Especial de Vigilancia Epidemiológica de Dengue, de la Secretaría de Salud del país.

El Sistema Especial de Vigilancia Epidemiológica de Dengue reportaba en abril de este año 0 casos en Guanajuato. 5 meses luego el estado ocupa el primer lugar a nivel nacional.

La falta de nebulizaciones y el control por parte de la Secretaría de Salud (SSG) han sido rechazadas por el propio organismo como origen del problema. En comunicados oficiales incluso plantean que las nebulizaciones son una estrategia de “menor impacto”.

Daniel Alberto Díaz Martínez, secretario de Salud en Guanajuato,  supervisó un fin de semana las nebulizaciones.

La Secretaría de Salud reitera que las nebulizaciones o fumigaciones para el control del mosco que transmite el dengue es una estrategia de menor impacto, pero la principal y más efectiva es deshacerse de cacharros en casa y patios, como fierros viejos, corcholatas, floreros con agua, donde se puede reproducir el mosco de manera exponencial”, se dijo en un primer comunicado.

En otro comunicado exponen que no existe una situación de alarma para la población, y que las nebulizaciones constantes pueden hasta traer problemas al medio ambiente y fortalecer al mosquito.

La nebulización no es la solución del problema e incluso hacerla de manera constante puede traer consecuencias ambientales y puede llevar también a que el mosco se haga resistente a los químicos, por lo que la mejor opción es la eliminación de criaderos, lavar, tapar, voltear y/o tirar todos aquellos recipientes en donde se acumula el agua”, expone la SSG en otro comunicado oficial.

El avance de los casos de dengue que se multiplican día a día han llevado a las autoridades médicas a reforzar la estrategia de control, con nebulizaciones masivas y visitas casa por casa en los municipios más afectados; pero los casos siguen aumentando

La SSG ha invertido este año 80.3 millones de pesos para reforzar las brigadas y nebulizaciones en todo Guanajuato.

Según la SSG, en marzo iniciaron el primer ciclo de nebulizaciones. En este último mes se anuncia la eliminación de criaderos del mosquito transmisor en un total de 150 mil viviendas en León, Celaya, y Juventino Rosas; y la fumigación ambiental 25 mil hectáreas, con lo que se protegerá a una población en riesgo de 2 millones de habitantes.

A petición de Ruleta Rusa mx, la SSG informó que el presupuesto para la prevención no sólo se ha sostenido en los últimos años, sino que se ha incrementado por lo que no es la causa de este brote epidémico. La razón, aseguran, es que el mosquito ya se adaptó al clima de Guanajuato.

En 2015 se invirtieron para prevención del dengue 44. 8 millones de pesos, en 2016 otros 47.9 millones de pesos y para este 2017 se están invirtiendo –con los 26.2 mdp extras anunciados en días pasados- 80.3 millones de pesos. Aunque parece que la estrategia llegó demasiado tarde en este 2017.

Al jueves 21 de septiembre la SSG reiteró lo que el Sistema Especial de Vigilancia Epidemiológica de Dengue ya había  informado: que Guanajuato es el primer lugar nacional con casos de dengue.

Al momento existen 1 mil 176 casos de personas afectadas por el dengue, de las cuales 71 presentan signos de alarma. Ya en Celaya ocurrió el primer fallecimiento de un menor a principios de septiembre. León tiene 644 afectados, Celaya 370 y Juventino Rosas 91; los casos siguen en aumento

El mosquito ‘Aedes aegypti’ està haciendo ‘temblar’ a Guanajuato.

La señora Rocío Sánchez Morán no está satisfecha con lo que dice la SSG. Ella vive en pleno corazón del Barrio del Coecillo, una de las zonas más afectadas por el dengue en todo Guanajuato. Apenas se está recuperando, al igual que su hija, de la pesadilla. Más de una semana en cama y con dolores de cuerpo, ojos rojos y una comezón insoportable por el sarpullido.

En toda la cuadra no hay vecino que no padezca de dengue. Y en el barrio, es de lo que se habla a diario. Sobre a quién le ha tocado ahora. Y sobre quién ha tenido que ir al médico particular porque el Centro de Salud de la zona está desbordado por la demanda, además que sólo les entregan paracetamol para ‘calmarlos’.

Yo no fui al Centro Médico. Me fui con un médico particular y me dieron medicamentos para tener una mejor recuperación. No se vale que la Secretaría de Salud esté haciendo sufrir a la gente, desde la espera, porque a las 7 de la mañana ya el Centro Médico no tiene fichas, y porque sólo les dan paracetamol cuando hay otros medicamentos que ayudan a evitar los dolores y las consecuencias”, dice la señora Rocío, quien aún tiene la piel irritada por la enfermedad.

Su hija Kenia, de 14 años de edad también fue afectada por el dengue. Y al igual que Mafer paso una semana en cama, con dolores, vómito, fiebre y sarpullido. Recién acaba de regresar a la secundaria. Fue una mala temporada para esta familia. Como la de otras tantas en León y los municipios afectados.

Como una semana y media antes de que me enfermera pasaron las camionetas (de nebulización) y dijeron que iban a fumigar, que todo era para evitar el dengue. Pero obviamente no sirvió, porque a fin de cuentas si nos dio (a mi mamá y a mi). Es algo horrible, te duele caminar, sientes el cuerpo como cansado, la vista cansada, estar así una semana es terrible. Decía ‘Dios, me quiero curar, no quiero estar así’ “, recuerda Kenia.

Kenia, una adolescente de 14 años sobreviviente al dengue, muestra los estragos que aún padece tras la enfermedad.

La señora Sánchez asegura que las brigadas de la Secretaría de Salud este año no hicieron las nebulizaciones como en años anteriores, por lo que creen que eso, además que no se le dio limpieza adecuada al Arroyo del Muerto y las alcantarillas del lugar ha generado un ‘hervidero’ de mosquitos. No han visto al SAPAL haciendo labores de limpieza en la zona.

En años pasado pasaban hasta dos veces diario (nebulizando), en las mañanas y en la noche. Este año apenas los vimos dos o tres veces ya cuando estaba el problema encima“, recrimina la señora Rocío Sánchez Morán que está bien enterada de lo que pasa en la entidad y por ello levanta la voz.

Dicen que todo está controlado, que no pasa nada. ¿Cómo que no pasa nada? (…) No están al pendiente de su trabajo, dando el servicio que deben dar, un servicio de salud. Y, a parte, no están invirtiendo en medicamentos para poder darle a la gente el servicio adecuado, porque sí es una enfermedad muy dolorosa“, insiste, aún más irritada que sus brazos con sarpullido.

El avance de esta epidemia -que la Secretaría de Salud niega como tal- ha generado preocupaciones a las madres que tienen niños pequeños. Viridiana Silva Gómez salió tres días de su casa, luego de pedir una fumigación total a su hogar, con químicos fuertes. Tiene un niño que apenas cumplirá tres años y no quiere arriesgarse. Vive en La Yesca, un fraccionamiento medio residencial al sur de León, a orillas del Arroyo de las Liebres. Sobra decir que la zona también está llena de mosquitos.

Ya hay vacuna para el dengue, pero Secretaría (de Salud) no la va a sacar. Cuesta mil 700 pesos. Son tres dosis, ya nos dijo el pediatra (…) no se la puedo poner al bebé, apenas va a cumplir tres años y es a partir de los nueve años. Si nos da miedo“, dice Viridiana luego de mencionar que la gasolina sigue subiendo y que a lo mejor, como en el tiempo de la influenza, algo hay detrás y por eso ahora se habla por todos lados del dengue.

La Secretaría de Salud de Guanajuato ha minimizado en todo momento el problema. Desmiente que hayan sido negligentes. Desmiente que exista una epidemia. Un día declaran que nebulizar es contraproducente y días luego anuncian que están nebulizando masivamente. Las cifras son frías y muestran una realidad que no se puede ocultar.

Guanajuato ‘tiembla’ con el dengue.

  • Fotos: Ruleta Rusa/Especial