A simple vista parecen sólo piedras, madera, cristal y un encordado que apunta a causar impacto. Pero si uno observa con detalle, se abre una puerta que da al asombro, a un atisbo que permite perderse en la armonía de las esferas.

Jose Dávila tiene 46 años y un aire de soñador. Si uno lo viese en la calle jamás pensaría que en su cabeza, dentro, gira un universo donde los teoremas de Euclides, el mundo de Newton o la belleza pitagórica emergen con fuerza, a veces bruta.

El Museo de Arte e Historia de Guanajuato (MAHG) celebra a lo grande, en su 12 aniversario, con la puesta en escena de uno de los artistas contemporáneos más importantes de México para el mundo.

La obra de Dávila es universal. Hoy, por ejemplo, en la 22nd Biennale of Sydney Grupal cuatro piezas del artista tapatío forman parte de NIRIN y se exhiben junto a las de más de 60 artistas del mundo. Un proyecto internacional donde Jose ha plantado dos paneles de cristal en tensión por cuerdas-poleas sujetas a dos gruesos troncos unidos. Otras tienen una línea roja de cuerda, o cintas amarillas sobre monolíticos rectángulos de gris concreto.

¿Qué es el arte contemporáneo? ¿Por qué cuesta trabajo ver algo donde muchos no ven nada? ¿Todo lo que dicen críticos como Avelina Lesper es real?  ¿Qué hay detrás de lo que el artista plantea en términos conceptuales valiéndose de aparentes objetos nimios y cotidianos? Las respuestas a estas preguntas tal vez deba darlas el propio espectador, pues la obra finalmente está destinada a su gozo contemplativo.

La obra de Dávila tiene un largo recorrido por el mundo. Aparece depositada en nueve libros, desde México y pasando por NY, Londres, Madrid, o Barcelona; el último tutelado por Hatje Cantz, en 2018 en Berlín, tiene un título poético: The Feather & The Elephant (La pluma y el elefante) donde se concentran textos sobre la obra del tapatío con las visiones de Sacha Craddock, Valentina Jager, Brigitte Kölle y el propio Hatje Cantz.

Demiurgo minimalista Jose Dávila galvaniza las emociones con una propuesta provocadora donde convergen los postulados de Pitágoras, Newton y el canon griego retransformados en una naturaleza muerta de concreto y cristal, a la manera de Le Corbusier  

La fuerza de la gravedad ralentiza los objetos que se mueven hacia arriba y acelera constantemente los que se mueven hacia abajo. Es lo que hace que los cuerpos sean atraídos hacia la superficie de la Tierra y que los cuerpos distantes, como planetas y estrellas, experimenten una fuerza que los mantiene unidos y en movimiento. 

La obra escultórica del artista mexicano José Dávila (* 1974) se nutre de estas fuerzas y muestra la solidez y fragilidad de piezas de piedra y vidrio. Bloques de piedra que se encuentran unos sobre otros en un constante equilibrio de pesos, caracterizados por la rigidez y regularidad de sus estructuras. Las obras de Dávila crean un poderoso juego de fragilidad y fuerza, equilibrio y equilibrio”, describe Cantz en The Feather & The Elephant.

El vestíbulo del MAGH donde habitaba el canon griego, iniciado por Policleto, llevado a su máxima expresión por Praxíteles, y transformado en arquitectura perfecta por el romano Vitrubio, ha dado paso al concreto, el metal, el cristal y la madera; todo coronado por una especie de pájaro cubista de luces nacaradas -que es la lampara que flota sobre el centro- sobrevolando en un perfecto círculo.  

A lo largo de 12 años, el museo ha sido escenario de exposiciones, celebraciones, debates, y un largo desfile de arrobamientos. Aquí está una enorme sala que da cuenta de la historia de Guanajuato y su grandeza, desde la cultura precolombina de Chupícuaro hasta las manifestaciones culturales de la segunda mitad del siglo XX, plasmada en murales por artistas de paleta multicolor, y una cuidadosa museografía diseñada por la dupla Jorge Agostoni-José Enrique Ortiz.

Aquí ha estado, por ejemplo, la obra de Remedios Varo -vecina fugaz de la permanencia astral de su amiga Leonora Carrignton que diseñó una escultura broncínea que toca eterna el pandero convocando a las estrellas en el Jardín de las Esculturas, en tanto la caballería flotante de Gustavo Aceves pasa oronda frente al toro de bronce que moldeó Juan Soriano mientras los gestos de aire y sueños atrapados por Javier Marín se vuelven alado gesto en el vuelo suspenso de un hombre-pájaro moldeado por Jorge Marín-.

Matemática industrial, democratización de la forma, narrativa adyacente, la fuerza de la gravedad, historia total son conceptos con los que Jose Dávila explica el carácter de su obra

En tiempos de Covid la celebración por la apertura de esta exposición es algo extraña. Los espacios entre las sillas separan 1.5 metros a los menos de 40 invitados especiales que se han congregado a un costado del Jardín de las Esculturas mientras se asoma tímida la luna en la noche que nace.

Los discursos de los funcionarios del Forum Cultural y el propio Jose Dávila serán breves, aunque emotivos. La exposición -bajo la curaduría exquisita de Viviana Kuri- estará abierta al público, bajo las restricciones que ha impuesto la pandemia, del 20 de noviembre de 2020 al 28 de febrero de 2021.

Previo al protocolo Jose Dávila ha explicado, grosso modo, al personal del Forum Cultural Guanajuato -responsable de la trasmisión didáctica a los visitantes-, que todo ha sido diseñado ex profeso para el recinto, utilizando por primera vez plataformas especiales para esta exposición. Y, en un gesto digno de un gran artista, reconoce a todos los trabajadores que participaron en el montaje su empeño y esfuerzo para lograr que hasta el último detalle resultase impecable.

Habla sobre la fuerza bruta de la naturaleza y la del hombre que ha logrado domeñar -una parte de la belleza- con el artilugio de la tecnología, transformar con las ideas y el pensamiento el mundo.

Y mientras Jose habla de la teoría de la gravedad, Platón, el ensayo y error en su trabajo, la historia y la metafísica, no puedo dejar de sustraerme ante la belleza simbólica de una pieza que me parece la más especial: la esfera áurea que cuelga suspensa sobre un montículo de arena. Una de las más hermosas metáforas sobre el paso del tiempo.

Esa fuerza bruta que nos recuerda la relatividad de la existencia.

  • Fotos: Forum Cultural /Ruleta Rusa
Predial 2021