En el aniversario luctuoso de ‘Gabo’ recordamos lo que no se debería seguir replicando. Les llaman ‘fake quotes’, letras alteradas, adulteradas… y sin embargo circulan por las redes. Una forma de interpretar las cosas de forma distorsionada.

Falsas citas y poemas circulan todos los días en las redes sociales. Con claras limitaciones técnicas y a años luz de distancia del estilo y calidad de los autores a quienes se les atribuyen, estos textos se han convertido para muchos en una verdad.

Presentamos tres de los casos más famosos con el anhelo de que nunca más se siga degradando la obra de estos tres grandes escritores latinoamericanos. Son textos adulterados, y sin embargo llegan a la médula de quienes son la base de todo.

 

I

Gabo:Lo único que me podría matar es que digan que yo escribí algo tan cursi”.

A tres años de su partida, Gabo sigue siendo un grande pese a que bulos como éstos circulan manchando la grandeza de su imagen.

En 2009 en la calle San Juan de Dios de Cartagena de Indias, Jaime García Márquez, contaba una graciosísima historia de su hermano mayor, Gabito. Un grupo de reporteros, en el que me incluía, escuchábamos atentos sobre el día en que un poema le fue erróneamente atribuido al Premio Nobel colombiano.

Lo publicaron en 2002, se llama ‘La Marioneta’ y contenía estrofas como esta:

Si por un instante Dios se olvidara de que soy / una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, / posiblemente no diría todo lo que pienso, / pero en definitiva pensaría todo lo que digo“.

Mirko Lauer, columnista en el diario La República, diario influyente en el Perú, fue quien lo publicó como “La carta de despedida de un genio”. En realidad el poema era de un popular ventrílocuo mexicano conocido como Johnny Welch. El texto, declararía en 2014 a la BBC el verdadero autor, era dedicado al “Mofles”,  su muñeco y compañero eterno en sus presentaciones.

Gabriel García Márquez y Jonhy Welch con el 'Mofles'.
Gabriel García Márquez y Johnny Welch con el ‘Mofles’.

Para cuando se ‘viralizó’ el falso poema de Gabo, él estaba convaleciente en un hospital de Los Ángeles, California. Jaime García Márquez nos contó lo que algunos medios documentarían unos años después:

“(Gabo) dijo: Señores, yo quiero decirles que estoy vivo y que lo único que me podría matar es que digan que yo escribí algo tan cursi”.

Aún veo circulando en las redes sociales la foto de Gabito en fondo negro y con letras blancas acompañando un fragmento de ‘La Marioneta’.

Andaría cuando los demás se detienen. Despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan, y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate”.

( —¡Qué vaina tan cursi, coño! — imagino que grita aún Gabo, el maestro, mientras trata de editar todos los lugares comunes que invaden cada milímetro de aquel poemita).

También le fue atribuido erróneamente  el texto “13 líneas para vivir” del que se desprenden frases como esta:

Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar”; o esta otra: “No te esfuerces tanto, las mejores cosas suceden cuando menos te las esperas” (Otra vez pienso en la voz de Gabo:   —¡Qué hijueputa poema tan chimbo! — “.

 

II

A Borges le pasó lo mismo

 

La obra de  Jorge Luis Borges es una de las más depuradas. Era obsesivo con la elección de sus frases o versos:

Si para todo hay término y hay tasa

y última vez y nunca más y olvido

¿Quién nos dirá de quién, en esta casa,

sin saberlo, nos hemos despedido?

(Fragmento del poema Límites).

 

El falso poema de Borges sigue sumando seguidores.
El falso poema de Borges sigue sumando seguidores.

Pero, al igual que como ocurrió con García Márquez, alguien decidió atribuirle una rosísima ‘carta de despedida’ con grandes carencias técnicas e infestada también de lugares comunes. Este poema que aún circula como suyo dice en el fake news, en uno de sus ‘versos’:

Sería menos higiénico.

Correría más riesgos,

haría más viajes,

contemplaría más atardeceres,

subiría más montañas, nadaría más ríos.  

(Fragmento del falso poema de Borges, ‘Instantes’).

 

Si respetas al autor del ‘Aleph’, ya no compartas este poema como si fuera de él.

 

III

Benedetti: otra víctima de la sensiblería

Mario Benedetti, escribió  ‘No te salves’, un poema  incluido en su libro ‘El amor, las mujeres y la vida’ de la prestigiosa Editorial Sudamericana, en 1995. Es potente y bello poema que en su cierre dice:

Pero si pese a todo no puedes evitarlo y congelas el júbilo y quieres con desgana y te salvas ahora y te llenas de calma y reservas del mundo sólo un rincón tranquilo y dejas caer los párpados  pesados como juicios y te secas sin labios y te duermes sin sueño y te piensas sin sangre y te juzgas sin tiempo y te quedas inmóvil al borde del camino y te salvas entonces no te quedes conmigo“.

(Fragmento del poema ‘No te Salves’).

Al falso poema de Benedetti solo le hicieron un ligero cambio en el título y lo nombraron ‘No te rindas’. Cierra ese texto con la mesiánica voz que le ponen siempre a un ser supremo católico:

benedetti ok

No te rindas, por favor no cedas,

aunque el frío queme,

aunque el miedo muerda,

aunque el sol se ponga y se calle el viento,

aún hay fuego en tu alma,

aún hay vida en tus sueños

porque cada día es un comienzo nuevo,

porque esta es la hora y el mejor momento;

porque no estás solo, porque yo te quiero.

 

(Fragmento del falso poema de Benedetti , ‘No te Rindas’).

Esto es apenas una tríada de las ‘fake quotes‘, en la literatura,  una forma de recordar citas falsas, una manera de seguir reproduciendo lo elemental que nunca ocurrió. Mejor leamos a quienes nos han dado historia. Desde su obra real. Es una humilde sugerencia.

  • Imágenes: Facebook