El autor Juanjo R. García (San Luis Potosí, 1988) nos introduce en su opera prima El Quebranto (Ediciones Periféricas, 2021), a una ciudad ultrajada por la mafia, envenenada por la industria química, sumergida en una disputa por el control de la plaza entre cárteles.

Mujeres enfermizas, adolescentes adictos, criminales desorientados y sin esperanza. Guiños a las aventuras de Huckelberry Finn y Tom Sawyer, de Mark Twain; pero éstos son tiempos modernos y son jóvenes que se inyectan, fuman, beben, roban y pretenden, algún día, tener su propia banda criminal.

Personajes decadentes y llenos de amor, enervados de ambición y miedo, sin oportunidades en esa realidad sórdida, de la que intentan salir para encontrarse con el siniestro y descorazonado destino.

‘El Quebranto’ es la historia de un grupo diverso de cinco adolescentes. Eme, uno de los personajes, representa la intersexualidad: es un ser hermafrodita y de alguna manera objeto de deseo

Portada del libro escrito por Juanjo R. García y publicada por Ediciones Periféricas.

Eme junto con sus compañeros, se embarcan en un viaje desde La Libertad —una comunidad como cualquier otra en este México violentado— hacía Tampico, en busca de ganar el dinero suficiente, a través de un extraño contacto francés que maneja parte de la droga en la zona, para ayudar a Elisa que está enferma de cáncer y le han quitado los senos. 

Sorprende el mundo interior de cada individuo, la contemplación, el autoconocimiento. Sueños de mierda, planes estúpidos, pero meramente consecuentes. ¿Qué más pueden hacer? 

Novela del género negro, temática gay con guiños pop, narco cultura y desaforados sucesos. Narrada demencialmente, como la perplejidad de cualquier adolescente, y  fluida, como esos años antes de ser adulto.

El autor realiza audazmente la obra, para entregarle al más insaciable lector, un texto que pueda devorar sin tropiezos, pero con tragos ominosamente amargos.

  • Ilustración: José Michelsen