Oficinas de bienestar juvenil que colocan a niños de crianza bajo el cuidado de pedófilos convictos suena tan descabellado y pérfido como increíble.

Parece una broma, pero el abuso sexual de menores ‘auspiciado’ por las autoridades de Alemania es exactamente lo que estuvo sucedido en Berlín durante lo últimos 30 años, y es algo que se mantuvo casi en secreto hasta, al menos, el año de 2003.

El experimento Kentler, como se le denomina a esta red de actores que ha sido tolerada y fue hecha pública sólo hasta el 2013 a través de un informe del periódico alemán Spiegel, había hecho una campaña activa para que hombres pedófilos tuvieran en custodia a jóvenes y niños como hijos adoptivos que vivían en situación de calle o habían sufrido violencia por parte de sus padres, y se les consideraba casos particularmente difíciles.

Siete años después de exhibirse los abusos de convictos pedófilos a niños entregados por el Estado alemán, un grupo de investigación ha presentado un estudio que se encuentra en el Instituto de Educación General de la Universidad de Hildesheim, y donde se revela que el Senado de Berlín es el principal responsable

Dicha responsabilidad de crímenes recae pues “clara e indiscutiblemente en el Senado como su empleador”, dice parte del estudio.

Helmut Kentler (reconocido psicólogo alemán, científico sexual y profesor de educación social, nacido en Colonia en 1928 y fallecido en Hannover, en 2008), “actuó, intervino y controló a diferentes niveles, tanto a nivel de la administración del Senado como de las oficinas de distrito”, dijo recientemente la senadora de Educación Sandra Scheeres (SPD) en una conferencia de prensa.

Scheeres enfatizó la importancia suprarregional del caso que muestra la investigación. “Por supuesto, el estado de Berlín debe asumir la responsabilidad”, dijo la senadora. “Porque las autoridades fallaron en ese entonces, sólo hay que decirlo de esa manera”. Se trata pues de “poner en peligro el bienestar infantil en la responsabilidad del Estado”. Además, extendió, el gobierno federal quiere trabajar para garantizar que se examinen las “indicaciones claras” de las conexiones, de todas estas redes, a nivel nacional.

Scheeres anunció también por primera vez que las víctimas también deberían ser indemnizadas. “Con el nuevo conocimiento que tenemos del caso, ofrecemos ahora a los afectados amparo sobre compensación financiera”. Esto se acordó con el Departamento de Finanzas del Senado.

En 2016, Scheeres encargó el primer estudio para abordar el escándalo por abusos. Sin embargo, los resultados fueron escasos porque al parecer al científico a cargo se le había negado el acceso a archivos importantes.

Como sea, el caso está cerrado penalmente ya que está prohibido por ley y Kentler falleció en 2008. Como resultado, los afectados no han recibido ninguna compensación hasta la fecha.

El número de perpetradores y víctimas del experimento Kentler sigue sin estar claro, como tampoco está claro cuántos perpetradores y víctimas hay

Según el informe, una serie completa de testigos contemporáneos también confirman que la estructura básica de establecer apartamentos compartidos y hogares de acogida para hombres pedófilos era y sigue siendo una práctica conocida en la Administración del Senado y también fue aceptada por las oficinas de bienestar juvenil del distrito, aunque no todas.

Por su parte, la Ministra Federal de Justicia, Christine Lambrecht, ha presentado un proyecto de ley para imponer penas más severas por abuso infantil. “Abuso sexual” se sustituye ahora por el término “violencia sexual”, “para describir claramente la injusticia de los actos”. El delito básico de violencia sexual contra niños es considerado desde ahora un delito en el futuro con una pena de un año a 15 años de prisión. Hasta el momento, la pena de prisión va seis meses a diez años como delito.

Según el proyecto, la distribución, posesión y obtención de pornografía infantil debería tipificarse también como delito. Para la distribución de pornografía infantil, el proyecto prevé penas de prisión de uno a diez años; en lugar de los tres meses a cinco años.

La posesión y la obtención de posesión se castigarán con penas de prisión de uno a cinco años. Pero hasta ahora la pena va de tres años de cárcel o una multa. La distribución comercial y de pandillas será castigada también en el futuro con penas de prisión de dos a 15 años. Hasta ahora se conserva la pena de seis meses a diez años.

Según el borrador, también se ampliará el plazo de prescripción. Al producir contenido pornográfico infantil que reproduzca un evento real, el período de prescripción debe comenzar cuando la víctima cumpla 30 años.

Así dicho proyecto promueve que también se debería mejorar la aplicación de la ley y facilitar el trabajo de los investigadores. En primer lugar, debería ser más fácil ordenar la prisión preventiva en caso de violencia sexual grave contra niños. En el futuro la vigilancia de las telecomunicaciones también debería ser posible en el caso de investigaciones sobre la creación o posesión de pornografía infantil. Además debería ser posible ordenar una búsqueda en línea de todas las formas de violencia sexual grave contra niños y la distribución de contenido pornográfico infantil.

Dicho proyecto de ley prevé incluso medidas preventivas y una mejor calificación del poder judicial. La audiencia personal de niños en procedimientos filiales deberá ser obligatoria, independientemente de su edad, esto con el fin de brindar una protección integral a niños y jóvenes, y los plazos deben, en lo futuro, incluir condenas pertinentes en los certificados de buena conducta ampliados, que también se ampliarán considerablemente.

  • Foto: Ingo Barth
OCT 2