La editorial potosina le apuesta a impresión sobre demanda y en tres años ha publicado más de treinta títulos; harán su primera feria para presentar todas sus colecciones

Pasaron de ser una editorial pequeña a convertirse en un referente de la publicación en libros de sicoanálisis, aunque también transitan por la filosofía, las ciencias sociales y la narrativa.

Su estrategia de pocos tirajes, con impresión a demanda y distribución en ferias, encuentros y coloquios, parece que ha funcionado.

Afincada en San Luis Potosí y con apenas tres años en el ámbito libresco, El diván negro cuenta ya con alrededor de cuarenta títulos donde confluyen los estudios clínicos, la sicología, el ensayo, los feminismos, la poesía, las memorias y la narrativa en una decena de colecciones que si bien pareciera atípica y dispar, ha encontrado acomodo en el gusto de los lectores.

Samuel Hernández, director de la iniciativa editorial, explica que El diván negro inauguró su camino con la publicación de un libro de su propia autoría, Aflicciones del alma. Melancolía, Naufragio y desastres del cuerpo, que a la fecha es uno de los top en ventas

El psicoanalista y poeta Samuel Hernández, director de ‘El diván negro’.

La editorial surge como un producto más maduro de la revista Ezquizia”, precisa.

El también académico y editor platica que el perfil de la editorial se fue conformando con los trabajos de sus propios colegas, quienes están insertos en la academia o los estudios clínicos, pero también con los gremios de sociólogos, filósofos y estudiosos de las ciencias sociales que fueron encontrándose en el camino.

Comenzamos a publicar algunos adelantos de tesis, estudios poco conocidos en la materia del sicoanálisis, además de explorar la veta literaria y la escritura.

Varios de los académicos que venían de otras áreas han entrado a publicar con nosotros desde la narrativa u otra vertiente literaria, no dejan sus otros textos, pero esto me parece muy importante”.

Samuel adelanta que pronto tendrán la primera feria de la editorial en su ciudad sede, San Luis Potosí, aunque la idea es hacer de esta primera feria una experiencia itinerante al menos por la región centro occidente, donde se han posicionado bien.

Mucha de nuestra promoción es por supuesto a través de las redes sociales, los coloquios y encuentros o festivales donde nuestros autores tienen presencia. Supimos aprovechar los retos de la pandemia para expandirnos y crecer, porque ya teníamos una estructura digital muy bien armada”, refiere.

Además del centro del país y Monterrey, El diván negro ha despertado el interés de sus títulos en España y Argentina. Al cierre del 2021 se tienen proyectados 24 títulos más y para el 2022 ya está el compromiso de publicar 30 nuevos libros en todas las colecciones

La editorial potosina se ha convertido en un referente de literatura arriesgada desde México para el mundo.

El diván negro, que a decir de su fundador, funciona como una microlibrería especializada, distribuye el material de otras nueve editoriales afines de México y Argentina.

La editorial publica en su mayoría a autores mexicanos y a extranjeros por primera vez en México. Somos cinco personas involucradas en la editorial; aparte de mí están Alejandra Hernández, Ana Laura Soto y Gabriela Oliva”.

Optimista por el rápido crecimiento de la empresa editora, Samuel Hernández afirma que no por publicar títulos especializados, estos tienen que tener un cariz hermético, pues los temas se escriben con un tono muy accesible para el gran público.

  • Fotos: Cortesía de El diván negro
INFORME