Luego de años de obras donde se han invertido miles de millones de pesos, el proyecto de la presa de El Zapotillo para garantizar agua a Guadalajara y los Altos de Jalisco, así como a León, Guanajuato vuelve a ‘entramparse’.

Víctor Toledo, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aseguró ayer que el proyecto, que inició su construcción en 2005, es inviable y que será finalmente el presidente Andrés Manuel López Obrador quien decida si se hace o no. Como ocurrió con el NAIM.

Él tomará la decisión (López Obrador), pero todo apunta efectivamente que hay una multitud de argumentos en la que están mostrando la inviabilidad del proyecto de la presa”, aseguró  Toledo en su visita a Temacapulín este martes.

La polémica obra supone un beneficio para diversas ciudades de los Altos de Jalisco, Guadalajara y León

La resistencia civil del pueblo de Temacapulín logró la suspensión de la obra en 2014 ordenada por la SCJN.

La Presa de El Zapotillo fue autorizada bajo el gobierno del panista Vicente Fox, en 2005, y a partir de entonces ha enfrentado una sinnúmero de conflictos; desde la protesta social de los pueblos que se verían inundados, estudios que avalan y otros que descartan la funcionalidad, pleitos políticos entre gobernadores de Jalisco y Guanajuato, y hasta la renuncia en 2017 de la empresa española Abengoa que inició los trabajos.

En el llamado Acueducto Zapotillo-Los Altos de Jalisco-León, desde 2005 se habían invertido 27 mil 253 millones de pesos, según el Programa de Inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, antes de detenerse la construcción.

Desde el año de 2014 los pleitos judiciales afectaron al proyecto llegando hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que ordenó la suspensión de la obra. La presa está casi lista con una cortina de 80 metros de altura, cuando originalmente se planteó que fuera de 105.

Después de varios desacuerdos entre los actuales gobernadores Enrique Alfaro, de Jalisco, y Diego Sinhue Rodríguez, de Guanajuato, el pasado mes de mayo Alfaro anunció que firmaría el acuerdo para liberar la obra. Incluso el gobierno federal etiquetó en el Presupuesto de Egresos de 2019, 500 millones de pesos para concluir los trabajos de la presa.

Todavía esta semana la Universidad de Guadalajara, a través del Comité Universitario de Análisis sobre Asuntos de Interés público en Materia de Agua y Energía, publicó un desplegado donde rechaza el acuerdo firmado por Alfaro y Diego Sinhue para crecer la altura de la cortina actual.

  • Fotos: Especial