Guanajuato sigue ocupando el primer lugar nacional en homicidios con 2 mil 178 crímenes de enero a septiembre de 2019, además que la escalada de violencia ha provocado ya el asesinato de 49 policías.

Las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) revelan que además del aumento de homicidios violentos, los delitos del fuero común se han disparado de enero a septiembre, aumentando 15 mil 134 casos o un 17 % más en el mismo periodo frente a 2018.

Durante el periodo enero-septiembre de 2018 los delitos del fuero común (robos, lesiones, extorsión, etc.) alcanzaron los 88 mil 715 casos; cifra que en el mismo periodo de 2019, alcanzó los 103 mil 849 casos.

Ese aumento de criminalidad ha llevado a los empresarios del Corredor Industrial ha unirse para exigir al Gobierno del Estado, que encabeza el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, una política de ‘cero tolerancia’.

El Corredor Industrial ha visto mermado el desarrollo a causa de la inseguridad; exigimos a las autoridades del estado, así como a los municipios, que se tomen medidas más enérgicas”, reclamó José Arturo Sánchez Castellanos, presidente del Consejo Empresarial de León (CCEL), a nombre de los consejos empresariales de Irapuato, León, Celaya, Salamanca y San Miguel Miguel de Allende, durante conferencia de prensa el pasado 8 de noviembre.

Las propuestas de los empresarios consideran elevar las multas y sanciones de tránsito por circular con vidrios polarizados en vehícolos, conducir sin licencia de manejo, manejar drogado o alcoholizado, o por exceso de velocidad.  

Además de realizar revisiones permanentes a vehículos sospechosos o ‘chocolates’, además de remitir a las pensiones a los vehículos sin placas, con placas ocultas o cubiertas, y realizar un replaqueo para actualizar el padrón vehicular que ya supera los 2 millones de vehículos en Guanajuato.

El crimen no hace diferencias entre ciudades gobernadas por Morena o el PAN, ataca directo a los ciudadanos y a las autoridades

La ciudad de Celaya se ha convertido en un punto crítico dentro de la inseguridad y la violencia que asolan al estado de Guanajuato.

Carlos Zamarripa Aguirre, fiscal general de Guanajuato, en una entrevista la semana pasada para el portal Animal Político, afirmó que el aumento de la violencia y homicidios se debe a la operación en el estado del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), desde 2017, y su enfrentamiento con el Cártel Santa Rosa de Lima -encabezado por José Antonio El Marro Yépez- por el dominio del huachicol.

Desde diciembre de 2018, con el cierre de ductos en el país -y especialmente en Guanajuato- ordenado por el gobierno federal para combatir el robo de combustible, los grupos criminales comenzaron a ‘diversificarse’ y aumentaron otros delitos, según ha explicado la comisionada de la Unidad de Estrategia para la Seguridad de Guanajuato, Sofía Huett.

Luego de retirar por orden presidencial, en el mes de octubre, a los elementos de la Marina destacados en Guanajuato, pese al aumento de delitos del fuero federal, el gobierno de AMLO ofreció enviar refuerzos con más elementos de la Guardia Nacional. Apenas llegaron 1 mil 200 elementos de los 6 mil estimados.

Sabemos que existe una gran preocupación en la ciudad por los problemas del país, por que la economía está detenida, se cae el empleo por la inseguridad. (…) En Celaya las familias son afectadas porque la inseguridad se agrava, pero puedo decirles que tiene remedio, se tienen que reconstruir al estado, al gobierno desde los cimientos”, expuso Felipe Calderón, ex presidente y ex panista quien visitó Celaya este domingo para buscar firmas para su nuevo partido México Libre.

En su mensaje dijo que su responsabilidad concluyo hace siete años y que hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador debe asumir su responsabilidad sin estar buscando pretextos.

Calderón ha sido acusado reiteradamente por AMLO de ser el principal responsable de convertir al país en un “cementerio” al iniciar la guerra contra los cárteles de la droga. Aunque ahora se acusa a AMLO de ser pasivo ante el avance de los narcos, como ocurrió en el ‘Culiacanazo’ o la masacre de la familia mormona LeBarón.

Este fin de semana en Irapuato fue despedido en un funeral con honores un policía abatido por criminales, ciudadanos salieron a las calles de Salamanca para protestar por el aumento de la inseguridad y las extorsiones, mientras que en Celaya fueron abandonados dos cuerpos (uno decapitado y otro baleado).

El aumento de homicidios y violencia sigue sacudiendo a Guanajuato.

  • Ilustración: valorportamaulipas.info
  • Foto: Cuartoscuro