Otro líder sindical fue acribillado a tiros la tarde del sábado en la ciudad de Salamanca, Guanajuato.

El Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se atribuyó, a través de una manta colocada ayer en un puente de la carretera Salamanca-Valle de Santiago, el asesinato de Gilberto Muñoz Mosqueda ex líder sindical petrolero. Es el segundo en menos de una semana. El jueves en Cuernavaca mataron a tiros a otro líder sindical de la CTM. Ambos eran priistas.

Muñoz Mosqueda tenía una fortuna estimada en 90 millones de dólares, durante 50 años fue secretario nacional del Sindicato de la Industria Petroquímica, Similares y Conexos de la República Mexicana (SIPSCRM), también fue diputado local, federal y senador por el PRI. Actualmente era secretario general sustituto de la CTM.

Te dijimos Gilberto Muños Mosqueda que con la empresa no se jugaba (sic.)”, dejaron como mensaje en la manta encontrada este domingo los presuntos integrantes del cártel de narcotraficantes que también amenazaron a la alcalde morenista Beatriz Cruz y al ex alcalde panista Antonio Arredondo.

El jueves en Cuernavaca, Morelos, fue asesinado a balazos en pleno centro de la ciudad otro líder sindical de la CTM; ahí el homicida fue detenido

El crimen ocurrió la tarde el sábado en la zona sur de Salamanca. Gilberto Muñoz Mosqueda, de 83 años de edad, viajaba en una camioneta cuando fue interceptado por sujetos armados que lo acribillaron a balazos.

La Fiscalía General de Guanajuato ya investiga sobre el asesinato, mientras la clase política del PRI y la CTM piden justicia y dar con los homicidas.

 

Pasado polémico

Gilberto Muñoz Mosqueda fue acusado ante la Procuraduría General de la República (PGR), en 2004, por un fraude de 50 millones de pesos contra trabajadores a través de su participación como patrón y dirigente sindical de la empresa Soluciones Químicas para el Campo y la Industria.

También fue el responsable, como líder sindical, de comprar la empresa Fertimex, hoy conocida como Tekchem –dedicada a la producción de agroquímicos-, misma que con sus opresiones contaminó durante años el suelo y un acuífero de Salamanca.