El gobernador del estado, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, y el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, encabezaron la apertura del Complejo B, en la zona arqueológica Arroyo Seco, en el municipio de Victoria, ubicado en el noreste de Guanajuato.

Con la apertura de esta sección del sitio de arte rupestre, quedan finalmente disponibles para la visita al pública un total de 16 paneles pictóricos, que representan el 46 por ciento del total existente en Arroyo Seco. Desde 2018 estaba abierto el Complejo A, donde se alojan los 26 paneles (54 por ciento del total ) restantes.

El gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo resaltó que Arroyo Seco es un sitio que posee muchos elementos importantes, fue un lugar que siguió en uso hasta el siglo XVIII y se mantuvo activo como un centro ceremonial.

Guanajuato es un estado de gran historia, cada rincón tiene una riqueza cultural impresionante. Nuestra responsabilidad es protegerla y aún falta mucho por descubrir (…)

“Es un orgullo inaugurar este Complejo B que alberga 42 conjuntos pictóricos que están dispuestos en 86 soportes con varios centenares de elementos gráficos”, expresó el Gobernador de Guanajuato durante el evento de apertura.

Diego Prieto Hernández, titular del INAH, explicó que Arroyo Seco tiene pintura del clásico, posclásico, de la época virreinal, así como del siglo XIX y XX. De igual manera, destacó el continuar este proyecto arqueológico con la conservación de sus pinturas.

Por su parte, Adriana Camarena de Obeso, directora del Instituto Estatal de la Cultura (IEC), enmarcó la puesta en servicio del Complejo B como un suceso especialmente significativo.

Este 2021 se cumplen 15 años de que Guanajuato se grabó con firmeza en el mapa de la arqueología en México”, enfatizó Camarena de Obeso refiriéndose al aniversario de la apertura de Plazuelas, la primera zona arqueológica de la entidad.

La titular del IEC destacó el Modelo de Gestión Guanajuato de Zonas Arqueológicas, en el que participan el Instituto Nacional de Antropología e Historia; el Gobierno del Estado, a través del Instituto Estatal de la Cultura y los ayuntamientos donde se ubican los distintos sitios.

El Modelo Guanajuato ha permitido fortalecer la identidad cultural de nuestro estado, a través de la investigación, recuperación, conservación y difusión de nuestro patrimonio arqueológico y a diversificar la vocación turística de la entidad, enriqueciendo su papel en lo que significa ser el destino cultural de México”, extendió Camarena de Obeso.

Arroyo Seco, como todas las zonas arqueológicas de Guanajuato, se encuentra abierto al público con las medidas sanitarias del protocolo Cultura en Guardia. El horario de visita es de martes a domingo, de 10 de la mañana a 6 de la tarde, con último acceso al público a las 4 de la tarde, ya que el recorrido dura alrededor de dos horas

El Gobernador Diego Sinhue, su esposa y funcionarios federales y estatales durante la apertura de la nueva sección de la zona arqueológica.

En la ceremonia también participó Berenice Montes Estrada, presidenta municipal de Victoria, quien dijo que después del estudio se determinó que la mayor parte de este arte rupestre es del periodo posclásico, es decir 1100 y 1500 d.C., aunque también hay de otros periodos, como el colonial y por lo menos del siglo XIX.

Arroyo Seco es el sitio más grande de arte rupestre en el centro del país y uno de los tres únicos que están abiertos al público. Se ubica a 2.5 kilómetros de la cabecera municipal de Victoria, sobre la carretera a Tierra Blanca. Sus pinturas están emplazadas sobre dos cerros, conocidos como el cerro de la Zorra (Complejo A) y el cerro de la Tortuga (Complejo B).

Las pinturas en estos dos conjuntos tienen una motivación profundamente ritual, que dota al paisaje natural de una dimensión sagrada. Mientras que la mayoría de las imágenes plasmadas en el Complejo A miran al sol en el atardecer, los del Complejo B se orientan al amanecer.

En ambos son mayoría los motivos geométricos y antropomorfos y guardan unidad temática y técnica, aunque llaman la atención, en el conjunto B, algunas representaciones de caza y motivos fitomorfos, como los del peyote.

El arte rupestre representado en Arroyo Seco abarca una extensa franja de tiempo: desde varios siglos antes de la llegada de los españoles, cuando la zona estaba habitada por cazadores y recolectores; hasta avanzado el periodo colonial, pues también se hallan algunas representaciones de cruces y soldados.

INFORME