Ha sido todo un experimento, como se dice, debiera ser la buena literatura, el hurgar en formas, hacer y deshacer modelos para distender las frases, fabricar las atmósferas…y en ‘Miami Blue’, el nuevo libro de Xalbador García, los relatos son un escopetazo por lo negro de sus ambientes, la sordidez, esa miseria humana que, a fuerza de mostrarse, irradia belleza, una belleza morbosa.

La primera parte está infestada de historias donde se rezuma una violencia verbal pulcra, escatológica, entretejida a la manera de la novela por entregas en la que catorce relatos encuentran acomodo en apenas 40 páginas.

La idea del libro surge porque el responsable de la editorial Katakana (Omar Villasana), me propuso armar estos relatos, algunos de cuyas primeras versiones ya se habían publicado en una revista hermana de la editorial.

En ese entonces (2016), estaba yo trabajando en escritores de finales del siglo 19 y principios del 20, entonces se me antojaba darle esa forma de novelita por entregas”, dice Xalbador, quien se considera más un ensayista que narrador y ha “malabareado” para combinar su trabajo académico con la escritura.

Investigador y crítico literario, con estudios posdoctorales en Literatura, Historia y Humanidades Digitales por la Universidad de Miami, sostiene que este libro publicado en 2019, tiene un aroma a Juan Carlos Onetti.

No hay una figura rectora como tal en la cuestión de la forma, hay la influencia de varias plumas, pero en esencia sí está muy influenciada esta primera parte por Juan Carlos Onetti, él cuida mucho la construcción de la narrativa como en la cuestión de los personajes, personajes llevados al límite, que están buscando cómo situarse en el mundo, pero que en esa búsqueda van arrastrando las sombras de cada uno”.

La lectura de Miami Blue entrega títulos cortos, nombres propios agotados en sí mismos y que narran su oscuridad, cada incursión como un logro supremo, aunque para la contraparte se trate de una victoria pírrica. Hay excesos, muchos, y la droga solo es un trasfondo

Portada de ‘Miami Blue y otras historias.

Estoy consciente que no es un libro para toda la gente. El mismo título ya pone una barrera geográfica. La gente que lo ha leído dice que les gusta mucho por las historias sórdidas. (…) Además hay otra cosa, que habla de un Miami que no existe ni siquiera en la literatura anglosajona, es un objeto literario raro entonces y sé que no será nunca un libro popular.

Si hablamos de la segunda parte del libro, la hice con mucha libertad, porque como autor de narrativa estaba buscando un discurso, un estilo propio, quería hacer algo que no sonara a nada”, opina el escritor.

 Y así, en 18 cuentos cortos, estas historias que completan Miami Blue, encajan en variopintos protagonistas, algunos míticos y reconocibles al leer títulos como: La madrugada que no fusilaron a García Lorca, Díaz Ordaz, el quinto Doors o El hombre al que salvó Kurt Cobain, pero insertos en situaciones insólitas, toda una experiencia estética, a juicio del escritor.

Este discurso estético que estaba ensayando en ese momento (2016), implicaba la mezcla de discursos, cómo esa cultura popular estaba conviviendo con una cultura, digamos, culta; y estos es algo de lo que somos parte los individuos del siglo 21, tiene sus cosas positivas y negativas.

Se han borrado mucho las fronteras de la alta cultura y la cultura popular, se me ha hecho muy interesante por los cortocircuitos que puede haber, por eso tantos personajes metidos en estas historias, era como mostrarles a algunos lectores, nombres o épocas que ellos ya conocen, pero en otras atmósferas. Estoy buscando a lectores con los que pueda establecer esta comunión. La segunda parte es en sí un libro experimento”, enfatiza.

Nacido en Cuernavaca en 1982, Xalbador García es autor de siete libros entre narrativa, ensayo y poesía. Este año publicará un ensayo sobre la Selección Mexicana de Futbol.

  • Fotos: Xalbador García/Cheryl Ferrazza
INFORME