Su abuelo le llenó los ojos de estrellas. Con él aprendió el valor de la palabra, el amor a los libros.  De su padre recibió otro tesoro: el ser autónoma y tomar decisiones. De la vida ha aprendido que para cambiar las cosas hay que asumir las consecuencias.

Libia Dennise García Muñoz Ledo está en la cresta de la ola. A sus 34 años está dando de qué hablar por su rol protagónico y acciones en el Congreso del Estado. Es diputada local por el V Distrito de León. Y acaba de publicar su primer libro: Inevitable.

Para esta abogada con maestría en Derecho Constitucional y Administrativo, madre de dos hijos y defensora de los derechos de las mujeres, los tiempos ameritan nuevas fórmulas para hacer política, para reivindicar un ejercicio que se ha convertido en motivo de denostación y señalamientos, y donde la mujer puede ser una clave fundamental para cambiar el status quo vigente.

En entrevista para Ruleta Rusa mx la diputada panista habla de su proceso creativo que le ha llevado a concretar uno de sus sueños, el libro Inevitable, y manifestar lo que también dice que es inevitable: el ascenso de la mujer al poder de forma igualitaria.

Hoy las niñas sí ven a mujeres en la política. Eso es parte de los avances, de los cambios. Hoy ya no vemos mujeres sólo de adorno, sino con acciones. Empiezan a ser parte de gabinetes, de partidos políticos, eso me parece que es un cambio cultural en nuestras niñas, porque el mensaje es que son espacios que también pueden ocupar ellas (…) son cambios estructurales que ya no van a encontrar marcha atrás”,  asegura Libia Dennise, una política de nuevo cuño que ha ido ganando espacios en el Partido de Acción Nacional (PAN).

Su curul está a la diestra del líder del Grupo Parlamentario del PAN, el poderoso diputado y médico Éctor Jaime Ramírez Barba. Y junto con la diputada verde ecologista Beatriz Manrique Guevara, Libia ha hecho una mancuerna que genera el contrapeso para contener a un avezado y ‘colmilludo’ Ramírez Barba.

Es un hecho significativo el que sean dos mujeres, de diversos partidos, las que generen equilibrios en la política de la actual LXIII Legislatura de Guanajuato. Una mujer madura e inteligente, como es Manrique, y una joven y brillante Libia Dennise.

Sube a tribuna con frecuencia. A defender. A señalar. A exponer. Nunca está quieta. Desde niña era igual. Desde que entraba a la biblioteca de su abuelo. Desde que veía los discursos presidenciales en la televisión. Desde que era representante de grupo en la secundaria, la prepa o la universidad.

En su libro ‘Inevitable’ se esboza ese movimiento permanente. Ese transitar hacia la búsqueda del sueño, del ideal

No imagino pasar mi vida con nadie más, el tenerlo es como si todo el universo sonriera al mismo tiempo y sí, Saramago tenía razón, siempre acabamos llegando a donde nos esperan”, escribe Libia en su primera historia de un libro que contiene no sólo ficciones, sino también realidades amargas.

En el libro se escuchan multiplicadas las voces de diversas mujeres de manera autobiografía, a la manera epistolar, como poema, como ficción narrativa, en carne y alma, en la cúspide y en la caída. Como en la vida misma.

Son mujeres fuertes, son mujeres que hablan, son mujeres con esta personalidad melancólica, como las mujeres reales. Está escrita mi propia experiencia. Hay mujeres que aman, que se decepcionan, que levantan la voz, que van trazando solas su camino. Son personajes libres que van decidiendo su vida”, platica emocionada sobre el leimotiv de este trabajo literario que le ha llevado años y que comenzó a publicar hace más de 10 años  en un blog.

La emoción no cesa cuando habla de política. La otra parte que arroba su vida. Una vida intensa donde su familia –esposo e hijos- es el fundamento sustantivo de lo que hoy es como mujer

A su abuelo siempre le gustaron los trenes. Quizá por ello la portada del libro muestra uno.

Libia Dennise se desborda de emociones pero tiene un aire de misterio sosegado, se expresa con una claridad y suficiencia que no puede uno dejar de escucharle con atención, gesticula y mueve sus manos con la seguridad que da el dominio de la oratoria, es una mujer muy atractiva e inteligente que florece plena de vida.

Mi Diego me amaba tanto que sólo él hubiera sido capaz de matarme para evitar que siguiera sufriendo por este cuerpo terrenal que tanto me atormentaba. Ese panzón me hizo la vida un infierno, pero inexplicablemente disfrutaba que esas llamas me quemaran”, escribe Libia en Inevitable para recrear la voz de Frida Kahlo hablando sobre Diego Rivera y el amor y la pasión.

En Inevitable sigue su curso también el tiempo, un tiempo que registra las diversas voces, la de una niña de secundaria que vive un amor impoluto, a la adolescente que vive el amor entre desgarros y nuevas alegrías, hasta multiplicarse en la mujer que va madurando y se va despidiendo de los miedos.

Al final, inevitablemente también hace una pequeña crítica sobre el ejercicio del poder y su influencia negativa en las personas que pierden de vista a los otros estando en la cima

A raíz de que publiqué el libro volvió a despertar en mí el ansía de escribir. Trabajo en un nuevo libro que sí tiene que ver con la política, desarrollo una teoría a la que llamo el vínculo roto. Tiene que ver con la representación popular, cómo se va rompiendo ese vínculo con la gente una vez que se accede al poder. Es una propuesta de hacer las cosas de una nueva forma, de un nuevo vínculo que logre unir al representante popular y a sus representados”.

Pregunta:  ¿El acceso al poder termina corrompiendo a la persona?

Respuesta: Creo, desde mi experiencia muy presente, que de pronto nos dejamos llevar por la práctica del ‘así se hace’ o ‘así se ha venido haciendo’, es muy difícil romper paradigmas, hacer las cosas diferentes, pero sí es posible hacerlo.

De pronto la gran complicación a la que te enfrentas es a la de la generalización, de que todos somos iguales, que todos los políticos son deshonestos, de que la política en sí no es lo más popular, pero sí creo que hay una forma de hacer las cosas diferentes, no dejarnos llevar por el status quo.

Para quienes están en la plaza política es lo más sencillo que sigan las cosas igual, para quienes llegan nuevos, sí hay intención de hacer las cosas diferentes y puede empezar a contagiarse, a verse el cambio.

La joven política-escritora ocupa frecuentemente la tribuna para exponer sus ideas.

Libia Dennise García Muñoz Ledo creció interesada en los cambios y el papel de la mujer en ellos. Desde que observaba, como niña,  los discursos presidenciales en la televisión se preguntaba ¿por qué no había mujeres hablando, proponiendo, discutiendo? Cuando comenzó a observarlas, años más tarde, decidió que también quería proponer, discutir y hablar desde la perspectiva femenina.

Así, antes de cursar la universidad, llegó un día a las instalaciones del Comité Directivo Municipal del PAN, en la calle Juárez, sin más objetivo qué saber cómo la doctrina de Manuel Gómez Morín tenía sentido en un partido político que decía profesarla. Se apersonó todos los jueves para hablar de política con cinco ‘jóvenes’ –que le rebasaban por muchos años- que en ese entonces conformaban la llamada Acción Juvenil.

Se ganó regaños constantes por cuestionar a los tótems panistas, como Jorge Dávila (q.e.p.d.), por desafiar el status quo, y junto con otros compañeros que poco a poco nutrieron de verdadera juventud al PAN lograron la primera asamblea donde se designó, por primera vez, por votación y no por imposición al líder juvenil.

La política se ha convertido en una burbuja donde los políticos están ajenos a todo, a la realidad social, a las necesidades de la gente, y de pronto me parece que mi cargo en el Congreso del Estado me da la oportunidad de hacer visibles las cosas que se están haciendo, de hablar directo (…)

Estar aquí es decir que las mujeres que ejercemos la política también somos mamás, también nos encargamos de la casa (…) es decirles a las mujeres que pueden hacer un cambio social también siendo mamás, poner en la agenda pública lo que requieren las mujeres hoy en día”, dice esta mujer joven que se ha encargado de llevar a buen puerto el Sistema Estatal Anticorrupción, que ha promovido los lactarios en los espacios públicos, que ha hecho de la agenda de la paridad política –junto a sus pares mujeres en el Congreso-  una realidad, y que hoy busca que esa paridad también se vea reflejada en la ocupación de cargos públicos al 50 % para hombres y mujeres.

Construir la paridad política y laboral en Guanajuato es parte del compromiso que ha asumido como diputada local.

Libia Dennise creció en su formación política a la par de otros jóvenes panistas leoneses que hoy asumen diversos roles, como Daniel Campos Lango, ex diputado local y actual director de Desarrollo Social en el Municipio de León, Alberto Padilla Camacho, ex contralor y actual secretario electoral del PAN o Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, ex secretario de Desarrollo Social y aspirante a la candidatura del PAN para Gobernador en 2018.

El liderazgo y la posición política que hoy ocupa le dan la oportunidad de hablar sobre sus convicciones, influir en cambios, insistir en más espacios para otras mujeres. Algo que asegura ya no es impedimento en su partido -que históricamente ha sido misógino y patriarcal-, pues asegura que los tiempos han cambiado y también las mentalidades.

Por eso se requieren más mujeres en la política, porque las visiones (frente a las de los hombres) son distintas. Falta incorporar la visión de las mujeres hoy en la vida pública (…) y darnos cuenta que si no nos apoyamos como mujeres el cambio para construir la paridad será más complicado.

Tenemos que trabajar para que no sólo se nos postule, sino para que la integración (al 50 % en todos los cargos públicos) sea obligatoria. Soy mamá de una mujer y no me gustaría que ella tuviera las limitantes que yo viví, que se dan hoy en día aunque en menor medida. Tenemos que construir (un mejor país) para nuestras hijas”,  resume Libia Denisse, quien ahora como madre ha depositado, inevitablemente,  estrellas en los ojos de sus hijos Mateo y Elisa.

  • Fotos: Cortesía Congreso del Estado
INFORME