Éctor Jaime Ramírez Barba es un político inteligente, directo y pragmático, aunque sus detractores le observan que es autoritario, imperativo, impositivo e incluso pedante. El mejor adjetivo calificativo quizá será el que derive de su trabajo al frente del Grupo Parlamentario del PAN en el Congreso del Estado.

En entrevista para Ruleta Rusa mx el líder panista que hoy encabeza al grupo dominante de uno de los tres poderes en el Estado de Guanajuato, se abre a un diálogo donde habla sobre el trabajo legislativo, sus alcances, la relación con los grupos legislativos de oposición, su actuación como parlamentario, su preocupación por la cultura legislativa y el interés público.

Éctor Jaime Ramírez Barba siempre parece tener prisa. Es un hombre que está obsesionado con el trabajo y su perfección. Su gesticulación, la manera en que utiliza manos y expresiones para acompañar sus mensajes -precisos y argumentales, en su mayoría-, esa incesante manifestación de palabras, lo convierten en una especie de mesmerista de la política.

A sus 60 años de edad, este médico cirujano leonés, egresado de la prestigiosa Facultad de Medicina de la Universidad de Guanajuato (UG), con doctorado en Ciencias de la Salud por la Pacific Western University  y doctorado en Administración Pública por la Universidad Anáhuac, aún tiene la fuerza suficiente para hacer una nueva hazaña.

Quizá por eso hoy el Congreso también se mueve.

Pregunta.- Hay una nueva dinámica de trabajo en un Congreso de puertas abiertas ¿a razón de qué? ¿Cómo ocurre esta dinámica de abrir el Congreso a los ciudadanos guanajuatenses que pueden enterarse en cualquier momento de lo que está ocurriendo?

Respuesta: A veces los resultados no se dan por el azar, sino que hay toda una lógica de la Historia. Primero, lo que hoy vemos, al menos bajo la directriz del grupo parlamentario (del PAN), se ha dado porque la ciudadanía decidió tener una mayoría en el Congreso, de un partido que ofreció -y se puede empezar a contrastar con lo que está ocurriendo- una plataforma legislativa. Si tú, ahorita, entras al IEEG, y buscas qué partido registró una plataforma electoral, (descubrirás que) sólo fue Acción Nacional.

El argumento está puesto. Y el contexto también, pues junto con la legisladora panista Libia Dennise García Muñoz Ledo –una brillante abogada-, crearon esa plataforma. Un dato interesante, pues pertenecen a grupos distintos de un mismo núcleo que es el PAN. Otro argumento, en el que Ramírez Barba deposita un énfasis especial es la experiencia de quienes conforman el Grupo Parlamentario del PAN (GPPAN).

Recuerda que, en el inicio de la LXIII Legislatura, estuvo Ricardo Torres Origel (q.e.p.d), senador, diputado federal, diputado local, síndico, regidor. Y gente con ese ‘expertise’ están también como Leticia Villegas, diputada federal y dos veces local; Beatriz Hernández, dos veces diputada local; Elvira Paniagua, dos veces diputada local; Jesús Oviedo, diputado federal y local; Juan Carlos Muñoz, diputado federal y local.

Eso ha hecho que tengamos una bancada muy profesional, que es lo que se busca con el concepto de elección consecutiva. A diferencia de toda la oposición, donde sólo Beatriz Manrique (Guevara) ha tenido experiencia legislativa”, presume Ramírez Barba, mientras  entorna los ojos detrás de un fino armazón de carey engarzado en moldura dorada. Unos lentes de intelectual.

Ramírez Barba se explaya en lo que el Congreso del Estado significa y cómo se entiende en este momento

Habla de los cuatro ejes que se plantean en el ejercicio parlamentario: un Guanajuato cercano a la gente, una economía centrada en las personas a través de las leyes, un Guanajuato seguro con certidumbre jurídica, un Guanajuato con mejor calidad de vida. Los ejes conductuales de la  plataforma política que registraron ante el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG).

Conocemos lo que pasa en el mundo, y con experiencia previa, vemos que en el mundo hay una tendencia, con indicadores muy claros, de un parlamento abierto”, redondea el médico que gusta de generar contextos para sus argumentos en la Historia. No es gratuito que en cada discurso que emite desde la tribuna aparezcan las referencias de personajes fundamentales que provocaron cambios hace cien o doscientos años atrás.

¿Pero si el discurso es cuasiperfecto y existe un parlamento abierto donde todos los interesados pueden revisar con lupa lo que se dice, se hace, se vota y se manifiesta, por qué el ciudadano de a pie, o incluso los versados profesionistas no logran desterrar la imagen negativa de los diputados?

Pues ahí está toda la información”, insiste Ramírez Barba, luego de explicar que normalmente el trabajo legislativo no es tangible para el ciudadano que está más preocupado por tener agua, luz, mejor salario o servicios, que por el impacto de las leyes. Aunque a final de cuentas con la aprobación de éstas se generen mejores condiciones de vida, al igual que con la aprobación de presupuestos a los municipios y al Gobierno del Estado para obras y acciones.

Pregunta: Esta circunstancia (de abrir el Congreso a la sociedad) ¿Se da por una convicción de partido o por las presiones sociales?

Respuesta: Hoy lo que la gente reclama ya no lo puede reclamar. ‘No conozco a mi diputado’, pues no lo conoce porque no quiere. La gente puede saberlo todo (…) Hoy alguien con su clave electoral puede conocer quién es su diputado, qué formación académica tiene, qué trayectoria política tiene, cuántas veces ha sesionado, a qué comisiones pertenece, cómo ha votado en cada cosa, a quién o qué personas ha ayudado en su casa de enlace, cuánto gana, quién colabora con él, cuál es su identificación de intereses, su 3 de 3, todo lo que apenas va entrar en vigencia el 19 de julio, nosotros lo tenemos desde 2015.

La respuesta parece una provocación. Pero el argumento de Ramírez Barba no carece de realidad. El Congreso del Estado tiene hoy abierta la información. Si uno ingresa a la página web puede ver en vivo las sesiones del Pleno, conocer los detalles de cada iniciativa, saber cómo se gasta el dinero, conocer el perfil de cada legislador, qué hace, cómo vota, qué ha dicho, cuáles son sus asistencias, a qué comisiones pertenece, cuántas intervenciones ha tenido en tribuna, y un largo etcétera.

Hoy es todo público, pero pareciera ser que no (…) Es el único Congreso en el país que tiene la figura del cabildeo como una realidad. La participación, el consejo del parlamento abierto, el sistema de actas. (Cada acuerdo de) la Comisión de Administración, que maneja el dinero, es pública”, subraya –y lo haría literal de tener a mano un marcador- el legislador al que saca de quicio el que se expongan opiniones y no argumentos para debatir. Como ya ocurrió cuando el Observatorio Ciudadano de León expuso que los diputados en Guanajuato eran improductivos y Éctor Jaime les respondió con dureza sobre lo que no estudiaron bien.

Quizá por esa acendrada predisposición hacia lo didáctico es que Ramírez Barba genera escozores, enfrentamientos, cuestionamientos, señalamientos

Por ello refiere que ahora, como en el Congreso de puertas abiertas que encabeza, los intereses que se discutan por la iniciativa privada u otras figuras ciudadanas serán expuestos públicamente, para que los ciudadanos –o los poderes fácticos de los que hablaba con suficiencia Karl Popper- se enteren de qué se busca, por qué y para qué. Todos los que deseen cabildear lo podràn hacer. Sólo hace falta registrarse y debatir en público lo que solicitan.

Hay un registro de cabilderos. Se acaba de aprobar la primera cámara que se presenta para cabildear los temas… y es la Canadevi (Cámara Nacional del Desarrollo de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda) (…) Hay temas de la ley que afectan a diversos sectores. Pero ahora, es frente a cámaras y con los intereses abiertos. No en lo oscurito (como vamos a discutir)”.

Suena otra vez a provocación. Pero es así como resuelve el día a día. A partir de la invectiva. Buscando siempre el argumento que ofrezca la dimensión sobre lo que se habla o discute.

Pregunta: ¿Cómo enfrentas las circunstancias frente a los llamados de (reclamo por) autoritarismo, las afrentas?

Respuesta: ¿Cómo debe funcionar un aparato legislativo?  Primero. Los hechos dicen otras cosas a los dichos. ¿Los dichos cuáles son y los hechos cuáles son? (…) Yo en el pleno he pedido disculpas públicas, por como lo dije. Pero, sostengo lo dicho.

A Éctor Jaime Ramírez Barba le enciende la pregunta. Es natural. Su pensamiento matemático y preciso le remite siempre a la fórmula establecida por Descartes. El método científico. Lo que la medicina, que es su vida, le ha enseñado: antes que nada hay que comprobar.

Hoy no hay que yo esté comprando voluntades de la oposición a través del dinero. Eso no existe en Guanajuato”, expresa frunciendo el ceño.

Éctor Jaime domina la numeralia. Algo que le caracteriza. Algo que le obsesiona. Algo que sabe manejar a la perfección. Es un hombre meta-data como el Congreso digital que ahora podemos ver y estudiar con detenimiento

La Comisión de Hacienda y Fiscalización -que preside con experiencia la diputada Elvira Paniagua- tiene más de 350 dictámenes, más del 95 % aprobados por unanimidad, más de 2 mil sanciones administrativas, más de 180 millones de pesos en recuperación, más de 100 denuncias penales, no importa si son del PAN, del PRI o PRD (…) 99 % de las leyes han sido aprobadas por unanimidad. Esos son los hechos. Tenemos un Congreso y un parlamento abierto”, explica con una gesticulación pronunciada, con un permanente movimiento de manos.

Habla de que los acuerdos son públicos y están a la vista, de que los recursos se reparten equitativamente entre los diputados, de que la Junta de Gobierno es respetuosa de los acuerdos -sin necesidad de ser grabada la reunión-, de que todos los legisladores tienen las mismas garantías y que es natural que la oposición sea combativa pues es políticamente rentable en ese papel, pero no siempre tienen los argumentos y ello los lleva a generar un debate empobrecido.

La calma viene cuando reconoce, como la nobleza obliga, que pese a las discrepancias se está trabajando una agenda común para el bien de Guanajuato con los legisladores del PRI, PRD, PVEM y los representantes de Morena, Convergencia y Panal.

En los hechos me parece que es el mejor Congreso de México, yo estoy muy orgulloso de los congresistas, independientemente del partido (…) en el momento serio los legisladores (de oposición) me han merecido máximo respeto, tanto Betty Manrique como Santiago García (…) Hemos contado con la voluntad de todos para lo que hemos hecho”.

¿Y si el trabajo legislativo es valioso, por qué no se ha desterrado la imagen del diputado holgazán, ladrón, peleonero e ignorante?  La respuesta de Éctor Jaime es que falta cultura legislativa y conocer mejor los hechos para dar argumentos. Además que admite que hace falta también afinar los canales de comunicación.

Es una carrera de largo aliento”, concluye el legislador que asegura hoy el Congreso del Estado es diferente. E invita a que se revise con seriedad el trabajo para tener una opinión mejor informada sobre lo que se hace y dice desde el parlamento de puertas abiertas donde se están aprobando leyes posible y viables, no ‘populacheras’.

  • Fotos: Miguel Castro