Ver

Papar moscas

¿Habrá subido de tono mi amargura? No lo sé. Las cuatro chicas que están frente a mi mesa no reprimen sus carcajadas, sus mimos y caricias casi violentas. Hablan de…
Ver
Ver

Cuaderno KN95

Suelo comprar libretas con hojas amarillentas, casi quebradizas. No es por manía vintage, ni por un obtuso romanticismo que celebra lo mágico de esos fetiches, es por mera economía, avaricia…
Ver
Ver

La escoba

Por qué no admitirlo. En efecto, la he pasado triste. Insatisfecho, inconforme por cómo ha ido mi vida. Pero este Hombre, es decir Dios, contesta que los purificará con sus…
Ver
Ver

Quejoso fúrico

Los envidio, definitivamente. No sé cómo le hacen para no parar de escribir. Quizá por eso es que se presentan como escritores. ¡Obvio! Me dirán los compas (o mamagüevos[1],  según…
Ver