El cunnilingüista

—Siento que desaparezco —dijo Laureana. Luego entró al estudio sin tocar la puerta y miró a su sátiro moderno: Benicio, medio cuerpo de hombre y de la cintura para abajo…
Ver