La Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas y la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos provocaron un zafarrancho que terminó con una golpiza a activistas de la comunidad LGBTTI en las afueras del Palacio de Bellas Artes

Decenas de campesinos furiosos por la imagen feminizada de Emiliano Zapata, del artista plástico Fabián Cháirez,  bloquearon el acceso y terminaron golpeando a integrantes de la comunidad LGBTTI que acudieron a manifestarse a favor de la tolerancia.

La obra que ha provocado el enojo de los campesinos forma parte como parte de la exposición pictórica Emiliano. Zapata después de Zapata, que se exhibe en Bellas Artes del 17 de noviembre al 16 de febrero de 2020.

¡Qué la quemen, que la quemen!” Fue el grito colectivo de cerca de 150 campesinos encabezados por el líder Álvaro López Ríos, quien considero que la pintura de Cháirez “denigra” al General Emiliano Zapata, un poderoso símbolo revolucionario.

El México bárbaro y bronco resurgió ante la pintura que muestra a Zapata, emblema de la Revolución Mexicana, desnudo y con tacones montando un caballo con el falo erecto

Campesinos enardecidos por la pintura tomaron Bellas Artes.

Al mediodía de ayer los campesinos se apostaron en las afueras de Bellas Artes para impedir el paso a los visitantes, con la exigencia de que el cuadro ‘maldito’ fuese retirado. Horas luego arribaron activistas de la comunidad LBGTTI y se generó una gresca donde uno de los activistas fue golpeado por la turba enardecida al grito “¡Que se vayan esos maricones!”.

La rabia de la turbamulta alcanzó también al reportero Antonio Díaz, del diario El Universal que también fue agredido a golpes. Los campesinos tomaron el Palacio de Bellas Artes y la conferencia del curador Adrián Vargas sobre la exposición pictórica, programada para las cinco de la tarde,  fue suspendida.

El diario El Universal consiga que al consultar a varios de los campesinos furiosos ,muchos aseguraron que no habían visto la obra de Cháirez, pero que acudieron “para apoyar” a sus líderes.

El artista tiene derecho a la libertad y los curadores tiene derecho a construir una versión diversa de una figura mexicana”, declaró Lucina Jiménez, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBAL).

Jorge Zapata González, nieto de Emiliano Zapata, calificó como “aberración” la pintura. Y anunció que demandarán tanto al artista como a Bellas Artes.

Estamos en contra de esa porquería de cuadro y, para mí, si desapareciera el cuadro con el pintor sería mejor”, declaró airado el nieto de Emiliano Zapata al diario El Heraldo de México.

  • Fotos: Especial/El Universal
INFORME