Muere la primera ‘celebrity’. La mujer que inventó el negocio de las portadas y vivir del cuento y los escándalos sentimentales. Ella abrió el camino de la idiotez imperante en las revistas del corazón.                                                                                                        

Zsa Zsa Gabor, la actriz y reina de la belleza húngaro-americana, primera diva de Hollywood, ha muerto a la edad de 99 años por un ataque al corazón. Gabor saltó a la fama en 1936 tras ser coronada Miss Hungría empezando así una carrera mediática que culminaría en 1944 con una novela y más tarde, con decenas de películas y apariciones en series de televisión a lo largo de su dilatada carrera.

Como indica Pablo Scarpellini, “cierto es que no fue ni mucho menos una de las grandes intérpretes de Hollywood, ni siquiera por su cara inmaculada y su inglés rasgado, pero dejó huella en papeles secundarios notorios como en Sed de mal, bajo la dirección de Orson Wells, o en La prisionera del Kremlin, en la que hacía de novia de Stalin”. En total, apareció en más de 50 películas desde los años 50 hasta mediada la década de los 90, siendo Moulin Rouge, bajo la dirección de John Houston, su éxito indiscutible.

En televisión se la pudo ver en numerosos papeles como actriz invitada en series como Batman, Bonanza o El Príncipe de Bel-Air. Pero por encima de todo, lo que más destacó de Gabor fue su vida personal que fue recurrentemente llevada a las portadas de las revistas del corazón. Estuvo casada hasta en nueve ocasiones y dejó frases memorables sobre su relación con los hombres.

“Soy una ama de casa maravillosa, cada vez que me divorcio de un hombre me quedo con su casa”
Zsa Zsa Gabor

A Zsa Zsa Gabor y su hermana Eva hay que reconocerles que fueron las pioneras en el manejo de la fama y en la creación del concepto celebrity, tan en boga en la actualidad. Predecesora de socialites como Paris Hilton y  Lindsay Lohan que hoy viven de su fama de vividoras. Curiosamente, el segundo marido de Gabor fue el abuelo de Hilton, Conrad, fundador del imperio hotelero. Estuvieron casados cinco años, uno de los matrimonios más estables para Zsa Zsa, acostumbrada a contar su vida y milagros en programas de televisión y en varias biografías autorizadas. Hasta hace poco, ya superada la barrera de los 90 años, acudía a revistas a desvelar historias de sus novios y sus amores recientes.

tumblr_m487yjaphj1r57k28o1_1280

Su afición por llamar darling (querido) a las personas con las que se encontraba, o dahlink, tal cual ella lo pronunciaba en su muy parodiado acento húngaro, se volvió su seña de identidad. “Yo llamo a todos dahlink porque no recuerdo sus nombres”, afirmó en cierta ocasión. Entre las locuras de su vida sentimental desataca su matrimonio con el actor y abogado mexicano Felipe de Alba, que duró solo un día, porque su anterior enlace, con el también abogado Michael O’Hara, no había sido disuelto legalmente.

En los últimos años, las noticias que aparecían sobre la vida de Zsa Zsa Gabor hablaban de sus problemas médicos y de los enfrentamientos entre su último marido, Frederic Prinz von Anhalt (con quien se casó en agosto de 1986), y su única hija, Francesca Hilton, que falleció el día de Reyes de 2015. Todo ese recorrido sentimental, centrado en pescar hombres ricos lo explicó en el libro How to Catch a Man (1970) para mujeres cazafortunas.

“Nunca he odiado a un hombre tanto como para devolverle sus diamantes”
Zsa Zsa Gabor

En su autobiografía Una vida no es suficiente (1993) confesó que perdió su virginidad a los 15 años con Kemal Ataturk, el fundador de la Turquía moderna. El resto de mi vida busqué otros dioses para eclipsarlo, escribióEntre los hombres que conquistó están Sean Connery y Frank Sinatra. Rechazó además los coqueteos de John Kennedy, Elvis Presley, John Huston y Henry Fonda, según su autobiografía.

zsa-zsa-gabor-erneut-operiert-image_620x349

Su salud se había deteriorado a comienzos de los años 2000. En 2002, un accidente automovilístico la dejó semi paralítica. Tres años después se le amputó parte de una pierna tras sufrir un accidente cardiovascular. El anuncio de su muerte lo hizo su noveno marido, el polémico príncipe Von Anhalt, que acompañó a la mediática Zsa Zsa Gabor desde 1986. “Falleció en su domicilio rodeada de su familia y amigos. No murió sola”, comentó.

 

BICI