Dos bellísimas exposiciones abren una rendija al mundo interior de Alfonso Reyes, escritor mexicano que recibe homenaje en la 61 Feria del Libro de la Universidad de Guanajuato (FLUG). Ambas del 4 al 14 de abril.

Alfonso Reyes se muestra en contraste dentro de ‘El pájaro colorado’ y ‘La cena’. La primera exposición está basada en una obra infantil del regiomontano, y la segunda en un cuento que se ha ilustrado con 15 imágenes perturbadoras de Santiago Caruso.

Para El pájaro colorado la FLUG ha utilizado un muestrario de diversas aves disecadas pertenecientes a la colección permanente del Museo de Historia Natural Alfredo Dugés, además de recurrir a la ilustración en las paredes de la sala del mismo museo.

El churriche, papamoscas o mosquero cardenalito es el personaje principal de ‘El pájaro colorado’, ave simbólica que representa a Caperucita Roja o al Ave Fénix

Ilustración de Santiago Caruso sobre ‘La cena’, cuento de Alfonso Reyes.

Más sombría, la exposición de La cena basada en un cuento de Reyes, se ilustra por 15 magnificas piezas del ilustrador argentino Santiago Caruso, quien logra una inquietante serie donde predomina el blanco y negro matizado con rojo.

Las calles estaban solas. Serpientes de focos eléctricos bailaban delante de mis ojos. A cada instante surgían glorietas circulares, sembrados arriates, cuya verdura, a la luz artificial de la noche, cobraba una elegancia irreal (…)

La oscuridad, el cansancio, la cena, el Chablis, la conversación misteriosa sobre flores que yo no veía (y aun creo que no las había en aquel raquítico jardín), todo me fue convidando al sueño; y me quedé dormido sobre el banco, bajo el emparrado”, escribe Reyes -el mejor prosista en lengua española, según han dicho Jorge Luis Borges y Octavio Paz-, en una historia que se plasma en los muros de la galería Jesús Gallardo.

Caruso (Buenos Aires.1982) entrega una serie exquisita donde confluye, como el mismo dice, “una ficción poética”, para adentrarnos en el mundo concebido por Alfonso Reyes a propósito de este cuento donde doña Magdalena y su hija Amalia ofrecen una cena misteriosa a Alfonso, con un final estremecedor.

Avanzando