Quejoso fúrico

Los envidio, definitivamente. No sé cómo le hacen para no parar de escribir. Quizá por eso es que se presentan como escritores. ¡Obvio! Me dirán los compas (o mamagüevos[1],  según…
Ver