El desastre provocado por el huracán ‘Harvey’ en el sureño estado de Texas, Estados Unidos ha sacudido conciencias. México da el ejemplo otra vez al extender la mano; aunque el vecino muerda.

La noticia la da el Hunffigton Post, con datos que reporta también The Dallas New Morning. Greg Abbott dijo este miércoles que el condado está aceptando la oferta de México para ayudar a Texas a ponerse en pie tras el huracán Harvey.

Sí. Tengo y lo somos“, dijo Abbott desde Austin cuando los periodistas le preguntaron sobre el tema. “Teníamos una lista de ayuda y asistencia que se han ofrecido para proporcionar que estamos aceptando“, está escrito en el prestigioso diario The Dallas New Morning.

La web NPR da fe también de una noticia que a Trump no le ha gustado

El fin de semana México ofreció enviar a Texas sus barcos, víveres, vehículos, apoyo para la gente que sufre por el huracán ‘Harvey’ -ya devenido en tormenta-. Quizá porque millares de ciudadanos tienen familiares en los territorios que son parte del ‘México Viejo’; ” o seguramente porque México es buen vecino.

Carlos González Gutiérrez, cónsul general mexicano en Austin, Texas declaró –citando al Huffington Post– que México está satisfecho y dispuesto para hacer su parte. Enviando agua potable, comida, baños portátiles, y hasta soldados –como ya ocurrió cuando el huracán Katrina-.

México y Texas tienen una historia de amor y odio. Quizá la excursión de Cabeza de Vaca o la defensa de Bowie responda a este enigma. O la numeralia que apunta un comercio diario de mil millones de dólares por día

Trump no es nada ante este acontecimiento. No ha tuiteado. No ha ordenado decir algo. No es más que ese hombre fofo, cuerplifojo, sin testículos…el reflejo de un Imperio que cae.

  • Intervención fotográfica: Ruleta Rusa
Movilidad