El pleito entre Estados Unidos y China parece que no cesa. Primero fue la guerra comercial y ahora el coronavirus.

Estados Unidos asegura que tiene pruebas de que China “ocultó intencionalmente la gravedad” del brote de Covid-19, además de acusar que han acaparado los insumos médicos durante la pandemia. China, diplomáticamente, ha respondido con un irónico vídeo.

Mi opinión es que cometieron un error, trataron de encubrirlo, es como un incendio (…) Vamos a dar un informe muy contundente sobre lo que pasó exactamente y creo que va a ser concluyente”, declaró el presidente Donald Trump el pasado domingo a la cadena Fox News, durante un evento en Washington.

A la par Mike Pompeo, secretario de Estado, ha emprendido una dura y sistemática crítica contra China asegurando que existen “enormes pruebas” que señalan que el Covid-19 salió de un laboratorio en la ciudad de Wuhan, epicentro mundial desde donde inicio la pandemia.

La escalada de tensiones se elevó el pasado 13 de marzo luego que el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian acusó, a través de Twitter, que el paciente cero podría haber llegado de Estados Unidos a China, e incluso a través del Ejército. Lo que causó una primera crisis diplomática.

El pasado 30 de abril la Embajada de China en Francia volvió a causar una nueva polémica mundial por el tono de ironía con que explica, a través de un video con juguetes Lego, el pleito que ha emprendido Estados Unidos.

Grosso modo el vídeo con el título Érase una vez un virus muestra las contradicciones que Trump al hablar de la pandemia frente a la información que China ha dado al mundo desde que inició la crisis sanitaria.

El virus no es peligroso. Pero millones de chinos han muerto. Pero el virus no es peligroso. Tenemos razón. Aunque nos contradigamos”, es parte del ‘diálogo’ entre las figuras Lego que representan a China y a Estados Unidos, donde se resume la invectiva contra Trump que comenzó siendo un negacionista de la pandemia -de la que decía “es sólo una gripa” o “lo tenemos controlado ” – y ha terminado por explotar al desbordarse en Estados Unidos, siendo ahora el país con más muertes e infecciones de todo el mundo.

La última pifia de Trump es histórica. Ante el avance de casos en Estados Unidos, el pasado 24 de abril sugirió que podría ‘inyectarse desinfectante’ a los pacientes enfermos de Covid-19 para ayudar a su recuperación

Las declaraciones de Zhao Lijian, portavoz de la Cancillería china desataron un nuevo pleito entre ambas naciones.

Un informe de inteligencia auspiciado y avalado por los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, sostiene que China destruyó deliberadamente las pruebas de “la creación del Covid-19”. Algo de lo que han hecho eco diversos diarios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha descartado que el coronavirus que produce el Covid-19 haya salido de un laboratorio o que fuese creado por humanos, en su último reporte del 4 de mayo la organización reconfirma que el virus pasó de un animal a los humanos, tras descartar que el origen del Covid-19 haya sido un laboratorio.

El coronavirus circula de forma ancestral entre los murciélagos, es algo que sabemos basándonos en la secuencia genética de este virus. Lo que necesitamos entender es cuál ha sido el animal que actuó como intermediario, es decir que fue infectado por los murciélagos y lo transmitió al humano”, sostuvo la jefa del Departamento de Enfermedades Emergentes de la OMS, María Van Kerkhove, reporta la agencia EFE.

Avanzando